30 de Agosto de 2003
CRONICA
CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
LA BARRA POP
Comente aquí de esta noticia

CRONICA
Niñito murió al caer a piscina de bautismo
Sobrino del año le robó hasta el alma a tío que le brindó techo y educación
¡Uy!: Bencina sube hasta en 21 piticlines el litrolio
Arraigo contra ex ministro García por Inverlink
Cacharros con más años que un cerro en rally "naftalina"
Chiquiturris aprenden a respetar al patefierro
Polémica por condena a beisbolista
Ramírez Pineda será entregado en bandeja por justicia argentina
Fantasmas trabajan codo a codo con bomberos en cuartel de Antofagasta
Cabros: "Fue por culpa de pasta base"
Cáncer se llevó al "Carloto", el James Dean chileno de los '50
Tiempos de pandillas, rebeldes y motonetas
Porfiados: Choferes con ganas de volver a bloquear callecitas
Operaciones para pobletes en Clínica Alemana, posom
Profesores se van de cimarra nacional el 30 de septiembre
Programa patiperro para tatitas abrió sus alas a discapacitados
Carabineros quedan al día en programa Chile Solidario
Campechas le sacan jugo a la tierra en Choapa
Se fue a pique pesquero que se incendió en puerto de Coquimbo
Dejan libre a "angelito" que mató a su abuela
Turro de 75 millones para proyectos de seguridad en Coquimbo
El dedo en la llaga
La Ficha Pop
Para picar
Pensiones alimentarias

 
Extraña muerte de su novia quinceañera marcó hito en la historia policial chilena
Cáncer se llevó al "Carloto", el James Dean chileno de los '50
(Manuel Vega O.)

Carlos Boassi, estudiante del Liceo Arturo Alessandri Palma, se presentó al tribunal, donde fue detenido de inmediato por orden de Usía, tras la muerte de su polola.

(Foto: Copesa.)

Víctima de cáncer falleció, la tarde del jueves, Carlos Boassi Valdebenito, el "Carloto", conocido también como el James Dean chileno, uno de los últimos grandes "coléricos". Sólo lo sobrevive Peter Rock, con quien compartió los mejores años de su juventud, su pasión por las motocicletas y la velocidad.

Su apodo, que en los años '50 llegó a convertirse en el sinónimo del rebelde sin causa, ocupó durante semanas las páginas de diarios y revistas del país, luego que, en un confuso incidente que nunca pudo ser aclarado por completo, resultó muerta su novia, María Luz Tamargo.

Los restos del empresario automotriz fueron despedidos ayer en el Cementerio Parque del Recuerdo por sus amigos y familiares, encabezados por su viuda, María Angélica Leonicio, y sus hijos, Carlos, Sandro y Danella.

Para Helena Boassi, Dios fue clemente con su hermano, porque se lo llevó con rapidez. "Cuando Carlos se sintió mal y se hizo ver, los médicos le diagnosticaron un cáncer hepático, pero semanas después se dieron cuenta que la metástasis ya lo había invadido por completo. Tenía tumores en la cabeza y en el resto del cuerpo. Era un caso terminal que, afortunadamente para él, no se prolongó", dijo la mujer.

¿Suicidio u homicidio?

El nombre de Boassi interrumpió violentamente la siesta pueblerina del Santiago de 1959, la tarde del 13 de abril.

Cerca de las 19 horas, el "Carloto" pasó a buscar a su polola María Luz Tamargo González, de 15 años, en su moto y se la llevó de paseo a Peñalolén. En sus bolsillos, el joven llevaba su último chiche de niño consentido, una pistola Famae 6,35 milímetros.

Faltaban sólo minutos para las 20 horas cuando una vecina de calle Cruz Almeyda escuchó un disparo. Corrió hacia donde poco antes había visto a la pareja y, al llegar, vio a la niña en el suelo. De su sien derecha manaba un hilo de sangre.

"Se suicidó, porque la iba a dejar", le dijo el "Carloto".

La justicia no le creyó y la gente se dividió. Muchos lo acusaron de homicidio.

Se presentó voluntariamente ante el magistrado Raúl Guevara Reyes, del Sexto Juzgado del Crimen, quien ordenó su inmediata detención.

La opinión pública de la época lo despedazó en un juicio público ventilado a través de la prensa.

"No juzgaron al 'Carloto', sino que a los 'coléricos', a la juventud rebelde", le dijo Boassi al periodista José Carrasco -posteriormente asesinado por la CNI-, cuando finalmente obtuvo su libertad, tras cumplir la mitad de la condena a tres años que le impuso la justicia por inducción o colaboración en un suicidio.

El cabro siempre alegó inocencia. Dijo que fue sorprendido por un súbito arrebato de la lola cuando le mostraba el arma.

Salió libre en diciembre de 1967, tras cumplir la mitad de su pena en la cárcel de Melipilla, luego que la justicia acogió una petición de clemencia solicitada por su mujer y rubricada por el Presidente Eduardo Frei Montalva.

Chile nunca fue el mismo tras la muerte de María Luz Tamargo y el juicio al "Carloto". La tranquila siesta de la tarde había terminado y comenzaban las pesadillas.


 
lacuarta@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
NOINDEX