19 de Octubre de 2003
VAS
CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
LA BARRA POP
Comente aquí de esta noticia

VAS
La soledad: Muchas veces una grata opción
Consultorio
Correo abierto
El molesto bruxismo
La mujer después de los 40
Síndrome del nido vacío
Los ritos en la sexualidad
El estímulo de la ropa interior

 
La mujer después de los 40
Llegar a las cuatro décadas no es un problema en la actualidad, debido a que en esta etapa de la vida puede ser el momento ideal para lucir nuevos atractivos.



Consejos prácticos
* En esta edad es fundamental que las señoras de las cuatro décadas DEBAN DESTACAR SU ELEGANCIA, sin caer en lo ridículo, por lo que es aconsejable vestir bien y con diseños de acuerdo con la edad y el color de piel.

* SE RECOMIENDAN TONOS SUAVES Y NEUTROS. Las de piel oscura, deben usar colores claros o pasteles, mientras que las de piel clara deben usar tonos tierra o vivos.

* Las aplicaciones, bordados y encajes no están prohibidos en el vestuario de la mujer madura, pero SE DEBEN USAR CON MODERACIÓN, de manera discreta.

* EL MAQUILLAJE Y LOS CORTES DE CABELLO tampoco están reservados para las adolescentes, la edad madura es el mejor momento para hacer uso de éstos, con el fin de lograr una mejor apariencia.

* A los 40 es recomendable llevar EL CABELLO CORTO O A MEDIA MELENA y pintarlo en colores rubios, rojizos, cobrizos, caoba y dorados.

* A las mujeres con canas se aconseja colores rubios con luces cenizas o doradas. EN EL MAQUILLAJE, COLORES TENUES, NO EXCESIVOS NI MUY OSCUROS, ya que éstos endurecen las facciones y dan un aspecto de más edad.

Se dice que a partir de los 25 años la mujer nunca más revela su edad. Muchos insisten en que ahí comienza -hacia abajo- un camino hacia los temidos 40. Sin embargo, este es sólo un mito.

Este período puede ser una buena excusa para hacer un alto en el camino, mostrar nuevos brillos y vivir la vida con alegría.

Después de los 40 generalmente la mujer no se preocupa por quedar embarazada, no usa toallas higiénicas ni tampones. Las ocasiones para disfrutar de y con su pareja son mayores, pues los hijos están grandes y generalmente están fuera de casa. Es por eso que los cuarenta no son tan dramáticos como se piensa.

La mujer no tiene por qué estresarse ni darse prisa. La menopausia no significa el fin de la vida sexual, pues está claro que no sólo el deseo sexual, sino también el placer, se incrementan con la edad. Por lo tanto, no piense que sólo la belleza y juventud son sinónimos de sexualidad; la mujer aun con arrugas y unos kilos de más también es deseable.

CLIMATERIO

Adela Herrera, geriatra del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, explica que el mejor ejemplo de esta edad en la mujer es el climaterio. "Aquí desaparece la capacidad para procrear, pero se pueden abrir nuevos caminos para seguir creando". Agrega que en lugar de sentarse a ver la juventud hacia atrás, hay que aprovechar las ventajas de esa etapa, ya que una mujer de 40 años muy bien arreglada se vuelve interesante y atractiva. "La mujer mayor debe aprender a quererse, a olvidar los sentimientos de culpa, a darse el tiempo que nunca tuvo para cultivar sus gustos, sus hobbies, para realizarse como ser humano pleno, para poder mirar hacia atrás y recuperar las experiencias positivas vividas".

Es sabido que el impulso sexual tiene un origen sicológico, controlado hasta cierto punto por las hormonas que circulan en la sangre; por lo tanto, la disminución de estrógenos y otros esteroides sólo juegan un rol parcial en su impulso por el sexo. Entonces, la respuesta sexual de una mujer depende del interés y la reacción de su compañero.

Adela Herrera explica que muchas veces el hombre, por una cuestión de ritmo laboral y de vida, está agotado y no hay respuesta sexual adecuada, y en la mujer ocurre el fenómeno de rol silencioso (trabajo hogareño) lo cual no se valora. El cuidado permanente de la familia, criar hijos y ser esposa, desgasta y en mucho casos la vida afectiva y sexual no es la más óptima.

Es por eso que la profesional enfatiza en que se deben crear nuevas formas de intimidad, crecimiento, amor y trabajo para el tercio de la vida que la mayoría de las mujeres espera disfrutar. "Redescubrir la sexualidad, adaptándola a una nueva situación, en la que cuenta más el afecto, el cariño, el contacto y la comunicación que el acto en sí. No olvidar que la expresión sexual nace con la persona y termina sólo con la muerte", explica la profesional. Agrega que el secreto para gozar plenamente de su sexualidad se resume en comunicación permanente, libertad y darse más tiempo para la expresión sexual.

CAMBIOS FíSICOS

La disminución de estrógenos lleva a una serie de síntomas, como cansancio, falta de energía, baja autoestima y mala memoria, que asociados a los bochornos, jaquecas y sudores nocturnos, se asocian a una disminución del placer sexual.

Dormir mal y sentir un gran cansancio son razones suficientes para que cualquier persona, de la edad que sea, pierda interés hacia el sexo. Sin embargo, con los años esto se puede revertir por el incremento de los niveles de testosterona. Por lo tanto, el deseo sexual no se va a perder después de la menopausia.

Habitualmente, los cambios en su anatomía van a ser graduales, distintos en cada mujer, los que se pueden controlar y hasta evitar gracias a una buena dieta, ejercicios, vida sana y el uso de estrógenos.

EJERCICIOS Y PLACER SEXUAL

Evitar las ropas ajustadas de algodón, ingerir menos azúcar y carbohidratos refinados, que disminuyen los nutrientes que combaten la infección, son algunas claves para mantener la normalidad del cuerpo. No hay que olvidarse de orinar inmediatamente después de cada acto sexual, para evitar la entrada de microbios a la uretra y padecer de una infección urinaria.

Todos sabemos que un cuerpo elástico y bien tonificado es más saludable que uno fofo y débil. Entonces, ejercitar los músculos de vagina, vientre y espalda ayudan a prolongar los años de placer sexual. Teniendo buena tonicidad en los órganos pélvicos habrá menos dolor de espalda, prolapso, incontinencia de orina y excesiva sequedad. Los ejercicios no solo fortalecen el piso pélvico, sino que también mejoran la satisfacción sexual.

Adela Herrera explica, casi como un mensaje a todas las mujeres de 40, que si hay algo que se aprende con los años es que saber vivir, consiste en adquirir la sana destreza de transformar las dificultades en posibilidades. Esto es, descubrir los problemas como oportunidades y medios de superación. "La madurez de la experiencia nos dice que las barreras que surgen a lo largo de la vida no deben impedir nuestro desarrollo; al contrario, representan una invitación a saltar más alto, a respirar a la grandeza y genialidad y plantearnos los límites de este orden impuesto, que frena la libertad y el desarrollo".

En conclusión, es necesario tener una vida sana para disfrutar del sexo, pues la edad no es una limitante para gozar y tener placer, incluso cuando con el paso de los años tengamos la huella del tiempo.


 
lacuarta@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
NOINDEX