03 de Septiembre de 2004
ESPECTACULAR
CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
Buscador

ESPECTACULAR
Emeterio Ureta meterá a un lote de famosas en su jacuzzi
Jazmín Valdés: "Yayita es la fantasía de los chilenos"
El circo chileno hace piruetas
El huasteca pícaro que se convirtió en gerente hotelero
El manye y los bailables están en "La Tuna"
Pilar Jarpa mostrará sus mansas gracias en tierra del Tío Sam
Kenita Larraín: "Lo nuestro estaba destinado a terminar"
Dolores al Cachantun Fashion
"Los Pincheira" al rojo: Matilde murió y Martín se fue en cana
Casanova quedó hecho guaipe
Mariana gordita en "Cachimba"
Percy Niklitschek: "Israel es un tipo agradable y lo veo muy feliz junto a Erika"
Marlen dejó locos a empresarios bacanes
Katherine Orellana: "Quiero ser la reina de La Vega"
Rocío Marengo: "Que Mauricio cuente la firme"

 
Para mantener su magia
El circo chileno hace piruetas
Los circos llegan a la ciudad en septiembre, junto con la primavera y las Fiestas Patrias. Sin embargo, esta entretenida tradición chilena se ha visto asediada por los problemas económicos y la polémica en torno al uso de animalitos en el show. Mientras tanto, las estrellas del espectáculo siguen siendo, como antaño, los tonys, porque la historia del circo chileno se escribe con la risa y la vida de los payasos
Sandra Gómez Soto

(Foto: Copesa)
(Foto: Copesa)
(Foto: Copesa)
Volantines, cueca, chicha en cacho y empanás son las bondades que trae el mes de la patria. Pero además de la alegría primaveral, llegan a la capital las carpas de colores con los circos y su tremendo mundo interior, una tradición popular que se asentó en nuestro país hace unos cien años y que se ha reinventado con el tiempo, abriendo opciones a diferentes tipos de espectáculos. "Es una tradición llegar en las Fiestas Patrias a la capital", explicó uno de Los Tachuelas, que pronto inaugurará una nueva temporada en Santiago.

En sus inicios, el espectáculo rememoraba al circo romano y de ahí la incorporación de animales. La idea es subliminalmente demostrar que la racionalidad del hombre domina el instinto salvaje de las fieras. A Chile se cuenta que llegó un señor de apellido Pacheco que se instaló con una carpa en Valparaíso.

Cualquier espectáculo

Sin embargo, las malas condiciones en que algunos circos mantenían a sus animalitos, hizo que una vertiente naciera para defenderlos.

Algunos, retomaron la línea artística con gimnasia y baile que volvieron a ser parte importante del show, desplazando la utilización de fieras. En esto, famosos resultan ser los circos chinos, cuya característica son los ejercicios de contorsión con grados de dificultad que cortan la respiración de los asistentes. También el canadiense Cirque du Soleil (Circo del Sol) introdujo con fuerza el elemento humano al show. Las pruebas ya no eran de valor ante los animales salvajes, sino de resistencia y arte, basados en la danza y la acrobacia. Y si con los años este espectáculo ha evolucionado, durante siglos hay tareas que se han mantenido, como los equilibristas, malabaristas, acróbatas y tonys; aunque el infaltable es el Señor Corales, que domina al público con su labia y buena percha. Adalberto Corales fue uno de los hermanos que puso de moda que en cada circo haya un presentador que mantenga el suspenso de los espectadores.

En la tendencia más acrobática se sitúa el American Circus, que desde el viernes 10 se instalará en la tradicional esquina de Alameda y General Velásquez, con funciones desde las 21 horas. La carpa tiene capacidad para unas 2500 personas y el espectáculo cuenta con la participación de una de las familias circenses más famosas de Chile: Los Calugas, con la participación especial de Caluga Junior.

Señoras y señores: Los payasos

Sin duda que las estrellas del circo son los payasos. Con sus rutinas, algunas muy famosas, hacen reír a grandes y chicos y se ganan el cariño del público, que generalmente funcionan al estilo Augusto y al Clown. El Clown es el correcto, el grande, que hace todo bien, es estricto y se esmera en realizar sus tareas de la forma debida; mientras que el Augusto, es justo lo contrario, es el chico que echa todo a perder casi sin darse cuenta porque todo lo que hace, le sale mal.

En Chile, el mítico Abraham Lillo Machuca, fundó toda una dinastía de hacedores de risas, a través de su tremendo nombre que pasó a formar parte de la cultura popular criolla, el gran "Tony Caluga". Con amor a su oficio, Lillo hizo del circo el arte de su vida. Corría 1917 y mientras Europa sufría los embates de la Primera Guerra Mundial, en Sierra Gorda (Segunda Región) nacía una guagua chistosa que con el tiempo conquistó el corazón de todo el mundo a punta de carisma y espontaneidad para la talla. Eso sí que bien requete puntudo, porque a los nueve años agarró sus pilchas y se mandó cambiar buscando un mejor destino. La vida lo paseó por varios oficios y le hizo a todo: Al canto lírico, la actuación, el humor y ahí se quedó. A los 15 años se bautizó como "el Machuquita" y aterrizó en la carpa de "Las Águilas Humanas", pronto se hizo conocido por chispa y talento, ahí comenzó a forjarse la leyenda del "Tony Caluga". A las 24 pepas ya era profe de payasería en el Teatro Caupolicán y la fama y el éxito lo levaron a tener su propia carpa, junto a su esposa Teresa San Martín, con quien armó flor de familión circense. El 17 de julio de 1997 dejó este mundo a los 81 años, pero su nombre es parte de Chile.

Siete generaciones

Otro de los familiones de payasos con tradición es el de Los Tachuelas. Todo partió con Joaquín "El Cojo" Maluenda, quien se apoyaba en su pata de palo y hacía mil piruetas para poder tocar el trombón avara con las dos manos. Su hijo se llamó igual, pero fue el hombre de fuerza del circo. Su nieto fue "El Capitán Maluenda", el primer domador de tigres de Bengala en América. Luego vino otro heredero, Gastón, quien le dedicó su vida al humor como el Tony Tachuela y legó a sus hijos Joaquín y Agustín el oficio y el nombre de "Los Tachuelas", que ya tienen descendencia circense, como el Tony Pastelito que hace patria en México y que está postulando al Circo de Mónaco. "Los Tachuelas" ya tienen nietos y adivinen como se llama el primero, ˇsíiii!, Joaquín Maluenda.

Como cada año, Los Tachuelas traen un show cargado de atracciones entre las que se cuentan animalitos amaestrados y fieras exóticas. Pero la cosa no es en mala. "La preocupación por los animales ha tomado ribetes de exageración y se ha convertido en una persecución al circo chileno", aseguró Joaquín Maluenda, el "Tachuela grande".

"Nosotros tenemos un zoológico en una parcela de La Pintana, donde cuidamos a los animalitos y los llevamos bien seguido para que descansen de las jaulas -aclaró por si las moscas-. Allá nos preocupamos de la salud de los más viejitos, porque a mí no me gusta sacrificarlos... Hay un valor emocional en cada uno y ciertamente no estamos de acuerdo con el maltrato que otros circos les dan".

Los que no pudieron

Pero este año, el regreso de los circos no ha sido tan feliz para todos. La familia Cárdenas, de estupendos trapecistas, malabaristas y acróbatas no pudo abrir su carpa este septiembre. "Los sitios están muy caros y preferimos guardarla para dedicarnos a eventos privados no más, no conviene mucho a los circos chicos, a los que no nos alcanza para pagar espacios como los de la Estación Central", dijo Luchito. Incluso, explicó que con el ánimo de elecciones, las cosas se complican más. "Las municipalidades hacen eventos gratuitos, lo que es súper bueno para la gente. Pero a nosotros nos mata el negocio y nos quedamos sin público".

La misma historia les pasó a los queridos payasos Copucha y Cucharita, que tras la partida de su compipa Chirola a vivir a las Uropas, también se les ha complicado el negocio a veces. "Tenemos una carpa chiquitita, pero preferimos no abrirla este año, porque la cosa no está muy buena y a veces uno termina yendo a pérdida", confidenció Jorge Domínguez, el simpático Copucha.


 
lacuarta@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
NOINDEX