20 de Marzo de 2005
VAS
CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
Buscador

VAS
Correo abierto
Alimentación y obesidad
Cambios de sexo
Todo el año con alegría
Los más deseados
Primera vez

 
Alimentación y obesidad
La alimentación saludable se define, según el Ministerio de Salud, como "aquella que aporta todos los nutrientes y las calorías necesarias para mantenernos sanos".

En lo concreto es que la familia deje de ingerir 'comida chatarra', que disminuya el consumo de bebidas gaseosas y que en los colegios se promuevan los comidas más sanos, que incluyan verduras, frutas y pescado.

Xenia Benavides, nutricionista: "La actividad física no se refiere solamente a practicar un deporte, sino que caminar o subir escaleras. A fin de cuentas, no ser tan sedentario".



Pirámide: primer nivel
Aquí están los cereales, las leguminosas (habas, arvejas, etcétera), el pan y las papas.

El pan aporta vitaminas de complejo B e hierro, pero por su alto nivel calórico, es mejor consumirlo moderadamente. Se recomienda el pan integral, ya que la fibra facilita la digestión, y disminuye tanto el colesterol como el azúcar en la sangre.

El arroz, avena, fideos, maíz, sémola o mote dan hidratos de carbono, proteínas, fibra y calorías y la papa además de hidratos de carbono entrega vitamina C.

Recomendación diaria: 1 1/2 a 2 1/2 panes (hallullas, marraquetas o pan integral).

Pirámide: segundo nivel
Están las frutas y verduras, las que aportan vitaminas, antioxidantes, fibra dietética y previenen enfermedades cardiovasculares como también el cáncer. Se debe estimular su consumo.

Recomendación diaria: 2 platos de verduras crudas o cocidas y 2 o 3 frutas.

Pirámide: tercer nivel
Están los lácteos, carnes, pescados, mariscos, pollos, huevos y leguminosas secas. Entregan calcio. Consumir los descremados, ya que entregan la misma cantidad de vitamina y minerales, pero contienen menos grasas y calorías.

Las carnes son las que ofrecen más proteínas, hierro y zinc, que permiten prevenir la anemia. Preferir pescado, pollo o pavo.

El pescado previene enfermedades del corazón. Precaución de las carnes rojas como vacuno, cerdo, cordero y cecinas (con todos sus derivados), además de la yema de huevo, ya que todas ellas poseen altas dosis de grasas saturadas y colesterol.

Recomendación diaria: 2 a 3 tazas de leche. Aparte, yogurt y queso o quesillo.

Las personas que tengan intolerancia lactosa, se recomienda su consumo fraccionado.

Pirámide: cuarto nivel
Estos alimentos en su conjunto proporcionan muchas calorías y hay que consumirlos con moderación. Usar aceites vegetales y limitar las de origen animal. Son recomendables: aceite de oliva, de soya y pepita de uva.

Recomendación diaria: 6 cucharaditas.

Pirámide: quinto nivel
Aquí se encuentra el azúcar, que se debe consumir moderadamente, ya que muchos alimentos elaborados lo poseen. Hay que disminuir los productos de pastelerías, confitería, chocolatería y bebidas gaseosas.

Recomendación diaria: 3 a 4 cucharaditas.

Menú
Este menú es el ideal para una alimentación equilibrada.

Desayuno: 1 taza de leche, 1 pan con quesillo.

Colación: 1 fruta o 1 vaso de jugo de fruta.

Almuerzo: 1 ensalada surtida de verduras, pescado con arroz.

Once: 1 taza de café con leche, 1 pan con palta o tomate.

Comida: Budín de verduras con papas cocidas, flan de vainilla u otro postre de leche.

Además de 8 a 12 vasos con agua diarios.

¿Cómo cuida sus hábitos alimenticios?
Oscar Quiñones, (47 años):

"No me gusta la comida chatarra. Soy de platos de abuelita o de mamá. Harta verdura, fruta y carne".

José Carrera, (32 años):

"Evito los productos chatarra. Mi colación es comida preparada de la casa, con verdura, carne y alguna fruta".

Ángela Torrealba, (20 años):

"Balanceo mi dieta comiendo verduras, frutas y tomando harta agua. Me encanta una ensalada antes que el pan".

Margarita Aguiles, (38 años):

"A veces consumo completos o papas fritas, pero no en exceso. Como ensaladas, fruta, legumbres y carne".

Pablo Fierro, (21 años):

"No como chatarra. Frutas en la mañana, lácteos, ensaladas, carnes de todo tipo, mariscos y legumbres. Todo sano".

Luciano García, (16 años):

"De repente consumo comida rápida, pero la mayoría del tiempo intento comer balanceado. Lo mejor es la casera".

El problema de la obesidad es bastante grave a nivel mundial y Chile, según las Naciones Unidas alcanza a un 60 por ciento de la población con sobrepeso.

Se estima que en un par de años esta enfermedad pasará a constituir una epidemia, por lo cual las diferentes organizaciones mundiales tratan de educar a la población en la forma de comer.

La principal arma para contrarrestar la obesidad es tener y mantener una dieta saludable.

A continuación hay una serie de consejos que permiten llevar una alimentación saludable para obtener un perfecto funcionamiento del cuerpo.

LO SALUDABLE

La alimentación saludable es aquella completa, que se explica de mejor manera en la pirámide alimenticia y que nos entrega los requerimientos de nuestro organismo.

En Chile, la principal causa de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares y eso se debe a una mala elección en los alimentos que se consumen, un desorden en el hábito alimenticio y una vida sedentaria.

Mantener una alimentación saludable permite disminuir la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la osteoporosis y un tipo de diabetes, entre otras complicaciones para la salud.

CAMPAÑAS

El Ministerio de Salud inició un plan nacional para mejorar la alimentación. Es así como nació la campaña "Yo tomo", que promovía el consumo de la leche y de la campaña que está próxima a salir que es la de "5 al día", que consiste en comer frutas y verduras cinco veces al día en las diferentes comidas.

El jefe del departamento de Nutrición del Ministerio de Salud, Tito Pizarro, enfatiza que, "el comer una fruta en la mañana, otra en la colación, tomar un jugo y comer una ensalada para el almuerzo y una fruta en la noche o en la hora del té, permite lograr la meta de cinco al día, cosa que no es nada de difícil".

"Hemos hecho un llamado a todas las empresa de comida chatarra, para que mejoren sus alimentos, que ofrezcan productos más saludables, que los promuevan y que, ante todo, bajen sus costos. En lo concreto es que la familia deje de ingerir 'comida chatarra', que disminuya el consumo de bebidas gaseosas y que en los colegios se promuevan los comidas más sanos, que incluyan verduras, frutas y pescado", añade Pizarro.

LA PIRÁMIDE El Ministerio de Salud, en su afán de ordenar el hábito alimenticio de los chilenos, basa su fuerza en la pirámide alimenticia (o guía alimenticia), la cual es enseñada desde el colegio.

Según el doctor Pizarro, "con esta guía, nosotros tratamos de informar y ordenar el hábito alimenticio de los chilenos. Tratamos que sea lo más sano posible, pero, a la vez, sin privarse de nada. Al final de cuentas tratamos de enseñar a comer a toda la familia".

Hay diferentes niveles alimenticios, pero de debe dar preferencia a los que se encuentran en la base de la pirámide y moderar los que están en la punta.

Según la nutricionista del Ministerio de Salud, Xenia Benavides, "lo ideal es tener una actividad física y tener una alimentación variada, donde la pirámide alimenticia juega un papel clave".

Por cierto que la alimentación sana no lo es todo. Se debe incluir desde pequeño una constante rutina de ejercicios, evitando el sedentarismo (provocado sobre todo por la televisión y el computador).

Benavides añade que, "la actividad física no se refiere solamente a practicar un deporte, sino que caminar y subir escaleras. A fin de cuentas, no ser tan sedentario".

Entre las recomendaciones de los especialistas está el caminar 30 minutos diarios, realizar ejercicios de entrenamientos, recrearse activamente, realizar pausas activas en el trabajo, ejercitar de 30 minutos (tres veces por semana) y adecuar la intensidad a su ritmo personal.

La actividad física ayuda a eliminar grasa, mejora la capacidad cardíaca, disminuye la concentración de lípidos en la sangre y baja el riesgo de fracturas y osteoporosis. Además, reduce el estrés, mejora el sueño, la autoimagen y libera tensiones.

La actividad física permite aumentar la velocidad de circulación de la sangre disminuyendo la posibilidad de ateroesclerosis, ya que en los sedentarios las partículas se agolpan y comienzan a adherirse a la pared de los vasos sanguíneos favoreciendo esa enfermedad.

Concluye la nutricionista que, "la actividad física es un cepillo de dientes para las arterias".


 
contacto@lacuarta.cl
Derechos reservados COPESA
NOINDEX