10 de Julio de 2005
VAS
CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
Buscador

VAS
Crisis de pareja por poca comunicación
Correo abierto
Hacer un Pato Yáñez": Un gesto sexual con nombre y apellido
¿Qué define a los buenos amantes?
¡Cuide su corazón!
Cómo enfrentar la eyaculación precoz

 
Cómo enfrentar la eyaculación precoz
De acuerdo a estudios médicos, la calificación de eyaculador precoz se usa con demasiada ligereza entre las personas. En ocasiones se trata de una mujer que requiere más estímulo y no de que el hombre sufra ese problema.

Es importante que las parejas busquen los momentos más adecuados para relacionarse sexualmente, lo que involucra preocuparse de los ambientes tranquilos y evitar las tensiones.

Un hombre no puede autocalificarse de eyaculador precoz, ya que muchas veces ello tiene causas circunstanciales, lo que hace imprescindible la consulta con un urólogo.



¿Qué hacer?
* Antes que todo, entender que solamente un urólogo podrá determinar si efectivamente se es eyaculador precoz.

* No tener vergŸenza de conversar con la pareja y tratar de descubrir las posibles causas.

* Buscar entre ambos una solución física, que a veces puede pasar por un mayor período de excitación para la mujer.

* Tal vez puede ser un problema local del pene o un tema sicológico lo que será determinado por el urólogo.

* En caso de constatar que se es eyaculador precoz, entender que sí existe mejoría.

Para el doctor Antonio Salas Vieyra, urólogo y presidente de la Sociedad Chilena de Sexología y Educación Sexual, "la eyaculación precoz es un tema muy angustiante y se da principalmente entre los jóvenes. Las razones pueden ser físicas, sicológicas o ambientales".

Explica que, en general, el joven se inicia sexualmente con un tipo de relación sexual rápida. "Siempre está preocupado de que lo van a pillar, que el sexo es pecaminoso, que no está bien lo que está haciendo... o que la mujer se vaya a arrepentir y él no pueda cumplir su cometido. O sea, debe hacerlo y satisfacerse lo más rápidamente posible, lo que es un tremendo error".

Explica que esa es una diferencia fundamental entre Oriente y Occidente, "porque en Oriente se entiende el concepto del arte amatorio. De hecho, los libros sagrado se refieren a la actividad sexual, enseñan y le dan un sentido espiritual, no tan puramente físico como en estos lados. Ahí se involucran sentimientos, yoga, gimnasia, relajación. Acá se cree que la penetración es la relación sexual, lo que es un error".

EL CONCEPTO

El profesional aclara que lo primero es entender el concepto de eyaculación precoz, "porque cualquiera se autocalifica de esa manera, muchas veces no sintiéndolo. El mismo hombre se autoetiqueta, lo que es muy negativo".

Explica que, a veces, la impetuosidad juvenil lleva a que el varón vaya muy pronto a la penetración y no prepare suficientemente a su pareja, lo que mejorará si se repite.

"Vale decir, una segunda relación en el mismo encuentro amatorio será distinto si lo intentan luego de un rato de tranquilidad o conversación alegre", explica el médico.

Añade que, "el problema se da cuando esa pareja no lo intenta en la misma ocasión, ya sea tarde, noche o mañana, da lo mismo. Deben darse una nueva oportunidad, más tranquilos y relajados".

"El tema está en que, como fueron demasiado rápidos la primera vez y el hombre eyaculó rápido, inmediatamente se autocalifica de eyaculador precoz, mismo sello que le pone su pareja; lo que no debiera ser. Ahora, se debe entender que a mayor edad esa segunda penetración no es tan fácil conseguirla", explica el doctor Salas.

Otro factor relacionado con el tema es la frecuencia, lo que tiene que ver con las relaciones a mayor distancia una de otra. Si pasan semanas o meses, es más fácil la eyaculación rápida.

El doctor Salas ejemplifica la situación de un marino lejos de su pareja varios meses.

"No sería extraño que ese hombre, al volver a su hogar y dar el primer beso en la mejilla a su mujer, puede eyacular. Eso ocurre, porque hay una sexualidad que ha estado reprimida con la persona que ama, lo que lo llevará a reaccionar sin un control racional", explica.

Agrega que, "por cierto, está clarísimo que él no está sufriendo de eyaculación precoz, sino que está ansioso de tener una relación después de tanto tiempo. Lo mismo ocurre con un joven recién casado que lo œnico que deseaba era estar con su pareja. Apenas llegan al lecho él no aguantará más. Ahí, lo que debe hacer es repetir la experiencia, preparar a la pareja y no tomar distancia con sentimiento de culpabilidad".

Complementa que, "lo peor es dejar de tener relaciones por temor a eyacular precozmente, Áal contrario! Mientras más frecuentes sean esas relaciones, menos posibilidades tendrá de sufrir esta dificultad sexual".

¿ESTÁ ENFERMO O NO?

El profesional destaca que, "es necesario tener claro si el individuo es o no un eyaculador precoz. Ya vimos casos puntuales en los que no existe la enfermedad. Lo peor, insisto, son aquellos que se autoetiquetan y viven angustiados; se alejan de la mujer y al final van al fracaso en la pareja".

Destaca que al acto sexual se debe llegar relajado, sin preocupaciones. "Ahí lo œnico que debe importar es dar y recibir placer. El mundo debe quedar fuera de los dos. Es una mujer y un hombre que han optado para unirse sexual y amorosamente. Es obligación de ambos procurar que no haya nada que los pueda interrumpir, excepto un terremoto u otra desgracia", argumenta.

Enfatiza que el hombre debe llegar sin angustias ni tensiones, sin adrenalina, sin pensar que debe ser el mejor amante de la historia, que debe tener la mejor erección de su vida, etcétera, porque esas son exigencias innecesarias.

"Hay jóvenes que apenas entran a mi consulta me dicen: 'doctor, soy eyaculador precoz'. O sea, ellos evaluaron y determinaron que esa era su enfermedad. Luego, al conversar, descubro que tienen sexo a escondidas, que lo hace en lugares donde no está cómodo o, lo peor, que lo calificó así su pareja", explica.

LAS MUJERES

Respecto del rol de las mujeres, el doctor Salas expresa que, "lo peor que ellas puedan hacer es reaccionar mal si su pareja eyaculó precozmente. Algunas le reprochan el hecho de no haber quedado satisfechas y lo perjudican gravemente, sin saber que a veces son ellas las que requieren más estimulación".

Si el hombre experimenta casos de eyaculación precoz, la mujer debe predisponerse a buscar el origen con su pareja. "Ella, si lo ama, debe relajarlo, no darle tanta importancia al hecho y estimularlo a encontrar juntos la mejor manera de disfrutar esa unión. La mujer, también, debe reflexionar respecto del ambiente en que están teniendo la relación. Ambos deben preguntarse Àestamos cómodos y relajados?, Àtenemos temor de que nos puedan sorprender?".

En algunos casos, es la mujer la que provoca esa reacción. "Es el caso de aquellas que no sienten deseos, ganas o les cuesta excitarse. En esa situación, el hombre puede estar media hora y después eyacular... y para ella será un eyaculador precoz, porque no la dejó satisfecha. Eso no corresponde. Ambos deben descubrirse. Si la mujer requiere mayor preparación, el hombre debe saber que tiene que aumentar el tiempo de excitación. Debe conocer las zonas erógenas de su pareja y las caricias que a ella le producen más placer. O sea, 10 a 15 minutos más de preparación solucionarán el problema. Si ella logró el placer, ahí ya no importará si él eyacula a los dos segundos o a la media hora".

El profesional explica que, "por cierto que existen también los factores sicológicos, relacionados con el estrés, con algœn estado depresivo. Eso es real y debe ser tratado buscando las causas del problema, más que quedarse en la consecuencia misma".

Ora posibilidad es que se trate de un factor local, o sea, en el mismo pene. Puede que haya alguna inflamación del prepucio, que el frenillo sea muy corto o una excesiva sensibilidad en el glande.


 
contacto@lacuarta.cl
Derechos reservados COPESA
NOINDEX