24 de Septiembre de 2006
CRONICA
BLOG | CONTENIDOS | CRÓNICA | LA VUELTA AL MUNDO | LA CUARTA DEPORTIVA | LA CUARTA ESPECTACULAR | MAGAZINE | LA PAPA
Buscador

Google
Web LaCuarta.cl


CRONICA
Contramaestre Orellana ancló barco-restaurante en pleno San Fernando
"Si nos tocan a uno, se echan 40 mil encima"
Bebito tenía dos uñas encarnadas, pero le operaron la lengua
Políticos salen del clóset: Hay acordeón pa' unión civil entre homos
Querellón contra par de "postinos" pirómanos
Juntan pataleos para encanar a degenerado experto en lenguas
Sabuesos hacen la pega a pibes: Resolvieron crimen de una chilena
Utilizaban bombín mula para ordeñar diesel desde camiones
Las imágenes del día
Lenguas de erizo
El dedo en la llaga
La Ficha Pop
"Indio Juan" era piola, pero cuando se le paraba la pluma
Flaiterío despidió como "líder positivo" a choro de la San Gregorio
Moviendo la colita
Mascotas
Perrita cegatini "Dolly" adoptó a gata recontra mamona
Para picar
Estire las piernocas ahora que salió solcito primaveral
Medicina a la carta

 


Partió como ladrón de radios, luego fue carterista y terminó convertido en un fiero y cruel asesino
"Indio Juan" era piola, pero cuando se le paraba la pluma...


Nunca le gustó apodo que le pusieron sus amigos por falta de estudios y pinta de indígena.



Murió en su ley.- Una brutal venganza terminó con la historia de sangre y balas del "Cacique de la San Gregorio". Tras un largo camino de delitos y furia, Juan Mujica Hernández fue ajusticiado en la cárcel de San Miguel.

(Foto: Copesa)

Viuda Teresita.- Teresita Fuentealba estaba separada de hecho del "Indio Juan", pero siempre recibió su ayuda...

(Foto: Juan Carlos Cáceres)

Está pedido.- Ángelo Cea es sindicado como el autor material de las estocadas que terminaron con la vida de Mujica.

(Foto: ChileVisión)

Se disfrazaba de mina para librar de los polis
Debido a todos los muertos que le cargaban, el "Indio Juan" se fue de la San Gregorio a fines de 2001 y cambió de aspecto. Hasta se disfrazaba de mujer para pasar "piola". Su peligrosa ficha y las características de sus delitos obligaron a la Policía de Investigaciones a montar un espectacular operativo para capturarlo.

La yuta averiguó que siempre renovaba su licencia de conducir en la Muni de Colina en la misma fecha, por lo que el viernes 24 de agosto de 2001 lo esperaron con agentes disfrazados de cajeros y, en los alrededores, de jardineros. También se mezclaron entre el público.

Apenas se puso en la fila de la Dirección del Tránsito, una manga de 35 polis se le fue encima. No alcanzó a resistirse ni a sacar su cortaplumas con descorchador.

La "Operación San Juan" fue realizada por funcionarios de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE).

Pese a que se convirtió en uno de los hombres más buscados junto al detenido Paul Schäfer y a los rodriguistas que apretaron de la Cárcel de Alta Seguridad, nunca hubo pruebas suficientes para condenarlo.

Al finado Juan Luis Mujica Hernández nunca le gustó que le dijeran "Indio". Sus amigos de la población San Gregorio lo apodaban así por su falta de estudios y porque creían que su apellido era mapuche.

Hijo de don Mario y doña Marta, el "Indio Juan" nació el 8 de diciembre de 1962, día de la Inmaculada Concepción. No terminó la básica y aprendió a leer en la cana, luego de empezar a tirar las manos por necesidad.

Tenía 16 años cuando la yuta lo agarró preso por primera vez, mientras vagaba por las calles de la pobla que lo vio crecer.

En el '81 lo encanaron por choreo -su especialidad era el robo de radios de autos- y lesiones, y recién se empinaba por los 20 años cuando un amigo de infancia le pasó un revólver.

Dicen que Mujica era buena gente, seductor, mujeriego y que no le hacía asco a la pega. Trabajó de garzón en la marisquería de "Don Pilo", en avenida Jorge Hirmas, Renca, a pocas cuadras de calle José Joaquín Pérez, donde hoy vive su taita.

Tras pulirse en el mundo del hampa, el "Indio Juan" voló a Italia y luego a Canadá. Entre viaje y viaje se casó con la peluquera Teresita Fuentealba y fue padre de tres hijos, el mayor de ellos, Juan, muerto en agosto del año pasado en un incidente con carabineros de La Florida.

Tras matar a un subteniente, el cabro de 21 años se suicidó de un balazo en la cara, pero hasta hoy su familia asegura que los polis lo ajusticiaron, "asegurándolo" con dos tiros en las piernas.

Pese a su tenebrosa fama de choro y guapo, el "Indio Juan" era un gallo tranquilo y de bajo perfil. Sólo viajaba a Viña del Mar a visitar a su señora, con la que se encontraba separado de hecho. La mujer no sólo debió lamentar las muertes de su hijo mayor y su marido, sino que también las de sus dos hermanos: Uno pereció en un incendio en Argentina y el otro fue ultimado a balazos.

Teresita Fuentealba quedó sola con dos hijos chicos que no superan los 12 años. En todo, la familia del "Indio Juan" mantiene en arriendo un taller de bicicletas en el barrio Vivaceta y un quiosco en avenida La Paz.

Mujica Hernández se crió entre los patos malos de la San Gregorio. Sus conocidos cuentan que después de carterear en las micros viajó a Italia junto a su compinche Wenceslao Soto Gómez, junto a quien se tituló de lanza internacional. La sociedad se fue a las pailas cuando Soto lo abandonó.

Las correrías del "Indio Juan" siguieron en Canadá, donde su compañero de delito Olivai Celis Cárdenas también le jugó chueco: Le peló el pasaporte, dólares y lo vendió a la policía.

Fue así que apenas volvió a Chile, en 1998, Mujica se vengó de todos. Primero buscó a Soto y se lo echó a tiros y el domingo 9 de abril de 2000 acribilló con una pistola 9 milímetros a Olivai Celis cuando presenciaba una pichanga entre "Las Flores" y "Escudo de Chile" en la cancha 4 de la San Gregorio. Los pencazos también liquidaron al lanza Juan Carlos Fuentes Olea y dejaron a 5 hinchas heridos.

Integrantes de la familia Celis ordenaron eliminar al "Indio Juan" cuando fuera a Viña del Mar. Sin embargo, los sicarios equivocaron el blanco y se pitearon de 7 balazos a Eduardo Mujica, su hermano.

En venganza, Juan Mujica asesinó a los primos Cristián Cea Verdugo y Carlos Cea Boza y a María Celis Cárdenas, el 21, 25 y 27 de mayo de 2001, respectivamente.

Amante de los porotos, tangos y la buena ropa

Al "Indio Juan" le gustaban todos los partidos de fútbol y no tenía un equipo preferido. También era amante de las comidas en familia y les hacía chupete a los porotos con mazamorra y al pescado frito.

En materia de gustos musicales escuchaba de todo, pero lo "mataban" los tangos que ponía su hermana María. "La acompañaba y se colgaba de ella", contó a La Cuarta un viejo amigo que Mujica dejó en la calle Gamero, en la comuna de Independencia.

Quienes conocieron su "lado bueno" coinciden en que era buen marido, amigo de sus amigos, muy preocupado de su familia y generoso. Siempre andaba terneado, con buena pinta.

En la cana se destacó por ser maniático de la limpieza y andar bien presentado, por lo que siempre incluía en la lista ropa, jabón, champú y acondicionador para el pelo, chalas para bañarse y máquinas de afeitar.

"A las personas que le caían mal no las tomaba en cuenta, las humillaba o las trataba mal. Eso era lo que tenía, que era muy soberbio", dijo otro amigo, quien agregó que siempre le gustaba andar armado, "porque le daba seguridad".

Tras el suicidio de su hijo mayor, el "Indio Juan" reconoció temerle a Dios y dijo: "Sólo quiero vivir para los míos. No quiero saber más de policías ni de cárceles".

Agregó que "quiero estar bien conmigo mismo. Tengo mi edad y no quiero más. No quiero más problemas, menos con la policía. No quiero estar preso. Uno tiene derecho a enmendar el rumbo, nunca es tarde", afirmó el "Indio Juan", sin saber que su historia estaba escrita.

Junto a su brother se sentía seguro, pero las cartas ya estaban echadas

En octubre del año pasado el "Indio Juan" entró a una casa del Pasaje 2 Norte, en la San Gregorio, para balear a Paola Celis. La mujer lo había denunciado por el asesinato de su madre y un tío y formaba parte de la familia que más detestaba en la población.

El chorizo tenía su corazoncito y al ver que la mujer llevaba una guagua en brazos y se arrodillaba para rogarle que no la matara, bajó la pistola y el revólver que cargaba, pero le disparó a su marido, Mauricio Wilsterman, alias "El Perri".

Pese al balazo que recibió en una pierna, Wilsterman logró tumbar con un plomazo en el hombro al "Indio", con la ayuda de un cabo en retiro de Carabineros, tío de su señora.

Juan Mujica fue atendido en el Hospital Sótero del Río y luego fue detenido e imputado por homicidio frustrado y porte ilegal de armas de fuego. Así fue como el legendario delincuente fue a parar a la Cárcel de Alta Seguridad, a la espera de que el próximo 24 de octubre comenzara el juicio oral en su contra.

Sin embargo, en marzo el propio Mujica pidió ser trasladado a la cárcel de San Miguel para estar cerca de su hermano, Pedro Armando, procesado por infracción a la ley de armas. A su lado el "Indio Juan" se sentía más seguro, pero sus rivales se la tenían prometida, principalmente Ángelo Cea (24), pariente de los primos Cristián y Carlos Cea, conocidos como "Los Cortos", ambos asesinados por Mujica en mayo de 2001.

La mañana del miércoles pasado el Ángelo, Edson Díaz Soto (26) y Carlos Riquelme Flores (30) se armaron con estoques hechizos y lo fueron a buscar al segundo piso de la Torre 4, donde el "Indio" compartía celda con su hermano. Tres estocadas -cabeza, aorta y corazón- dejaron agónico al hampón y su brother también cayó herido.

Tras agonizar seis horas y perder 5 litros de sangre, el "Indio Juan" murió en el Hospital Barros Luco.


 

contacto@lacuarta.cl
Derechos reservados COPESA
NOINDEX