27 de junio 2013
Canales « »
Crónica

  • Suspenden detención de carabinero que pide adoptar niña

    José Luis y Monserrat ya no tendrán que estar escondidos para seguir el proceso de adopción.
    • Disminuir Texto
    • Aumentar Texto

    Pocas veces la causa de un desconocido logra movilizar con tanta fuerza a las personas como el caso del carabinero José Luis Paredes, quien dejó su vida, su profesión y a su familia para evitar que arrancaran de su lado a una niña que estaba a su cargo hace dos años.

    Este padre guardador y su mujer intentaron adoptar a Monserrat, quien llegó a sus brazos cundo tenía 11 meses, pero la justicia determinó que no cumplían con los requisitos y le negó la solicitud.

    Después le ordenaron devolver al Sename a su "grillito", como le dice, y la niña quedó en susceptibilidad de adopción. El hombre se desesperó y tras conversar con su mujer con 7 meses de embarazo, decidió escapar a la clandestinidad con la menor, hoy de tres años.

    Esta mañana la Corte de Apelaciones de Santiago resolvió a favor del funcionario, tras la orden del tribunal de Familia de Ancud de entregarla a la institución de menores.

    El tribunal acogió, dos votos contra uno, la orden de no innovar en el recurso de protección que presentó el diputado UDI Cristián Letelier en favor del funcionario y su señora Jocelyn Bahamonde.

    El magistrado Miguel Vásquez, presidente de la Tercera Sala penal, aseguró que "se tuvo presente el interés superior de la niña y la circunstancia de que ella está involucrada en una especie de clandestinidad, así que preferimos que se regularice su situación".

    Lo que se le viene a la familia chilota

    El carabinero Paredes tenía en su contra una orden de detención por desacato y secuestro de Monserrat, y a pesar de que ya no debe escapar, tras la suspensión de la orden, aún no está todo dicho.

    La justicia aún debe resolver la situación de la niña y, por supuesto, aún hay que esperar si Carabineros pasa por alto el acto de amor de uno de sus funcionarios y lo reintegra a sus labores.

    Hasta ahora la institución ha guardado silencio y según fuentes cercanas sólo se pronunciarán una vez que el tribunal haya resuelto.

    Vale la pena

    Cada vez que a José Luis se le ha consultado si sabía lo que se le venía después de desobedecer el mandato del Tribunal de Familia de Ancud, la respuesta ha sido la misma: "Ella vale la pena", aúncuando eso signifique perderse el nacimiento de su hijo biológico.

    Es esta convicción y esta fuerza lo que hoy motive a miles de chilenos a apoyarlos a través de Twitter y, por lo menos, tres páginas creadas por esta causa en Facebook.