*

Akira, voz de Chile en Tokio

Akira, voz de Chile en Tokio

Oriundo de Viña del Mar, contó al mundo cómo vivió la tragedia.

12/03/2011 - Autor: Ramiro García S.

Akira Uchimura Moraga nació hace 29 años en Costa Rica, hijo de padre japonés y madre chilena, oriunda de Curicó.

Estudió en Viña del Mar y luego, por cuestiones de pega y estudio, llegó a vivir a Japón. Hace seis años que está allá y nunca había experimentado una tragedia como la del terremoto.

“Es primera vez en mi vida que vivo algo así. Fue increíble mirar por la ventana y ver cómo los rascacielos se movían de un lado a otro. Parecía que se iban a quebrar y más encima estaban con gente adentro”, dijo a La Cuarta el patiperro que estaba en su oficina en Tokio cuando lo pilló el remezón de 8,9 grados.

“El primer temblor fue largo. Luego vino otro muy fuerte que remeció todo y duró cerca de dos minutos”, agregó.

Como internet no se cayó, tuvo la opción de seguir conectado a través del sistema Skype, que permite comunicarse con video y audio.

Gracias a eso, a las 8.30 de la mañana en Chile, a casi seis horas del terremoto, se comunicó con TVN y salió en vivo para todo Chile desde su oficina.

Allí contó lo mal que lo había pasado, que era el administrador de un grupo en Facebook de chilenos en Japón y que estaba listo para dormir en su oficina, porque el tren que lo llevaba a su casa, distante a 25 kilómetros de la pega, no estaba funcionando.

Apenas supo que el transporte había vuelto a la normalidad, fue hasta el tren para retornar a su hogar para abrazar a su esposa y su hijo.

Justo cuando estaba arriba tuvo internet en el celular y se mandó un tuiteo de película: “En el tren mas apretado que atún en lata”.

“Estaba lleno de gente y me demoré casi tres horas, pero finalmente llegué y por suerte estaban todos bien”, contó al diario pop.

Durante toda la noche nipona (día en Chile) se dedicó a tuitear y a salir en TVN.

Cerca de las 16 horas dejó a todos locos porque salió en un contacto vía Skype con la polera de Chile. “Qué bueno que les gustó mi polera”, dijo el chileno-nipón que hace dos años también hizo noticia cuando apareció en un concurso de chicles para ganarse 10 mil dólares junto a su esposa, una simpática ciudadana paraguayo-japonesa.

“Teníamos que hacer una coreografía. No ganamos , pero salimos en el número 20 de entre 800 competidores”, recordó con humor.

Recién a las 6 de la mañana, y cuando ya ni podía mantenerse despierto frente al teclado, se fue a dormir.

“oyasumi! buenas noches en japones”, tuiteó y el joven chileno se fue a dormir para empezar otro día.

Diario versión digital

Domingo 30 de Abril

Edición impresa

Domingo 30 de Abril
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40