*

Antares de la Luz pidió a sus seguidores que se hagan los locos

Antares de la Luz pidió a sus seguidores que se hagan los locos

Conozca detalles de la estrafalaria vida de Ramón Castillo Gaete.

27/04/2013 - Autor: L. Vieyra. N. Heusser y D. Henríquez

El prófugo líder de la secta de Colliguay, Ramón Castillo Gaete, más conocido como “Antares de la Luz”, estudió tres años de enseñanza básica en el colegio Lenka Franulic de Ñuñoa.

El número uno del grupo cuyos integrantes sacrificaron a un bebé porque creían que era el Anticristo, cursó sexto, séptimo y octavo básico en dicho establecimiento educacional.

Su directora, Jennifer Morris, señaló a La Cuarta que “me da mucha pena esta situación”. De acuerdo a las actas finales de promoción, Castillo fue bajando sus notas con el pasar de los años: un 6,4 promedió en sexto, 5,8 en séptimo y 5 en octavo. Morris aclaró que Castillo “venía poquito a clases”.

De eso ya ha pasado mucho tiempo y ahora a Castillo lo buscan para que responda por la responsabilidad que le cabe en la muerte del infante de apenas tres días de vida, al que arrojaron desnudo y con una huincha en la boca a un hoyo con piedras calientes. Después el bebé, cuyo padre era el mismo Castillo, fue desmembrado.

Una vecina del sector en Peñalolén donde vivió el barbón, detalló que actualmente la mamá del prófugo “tiene un problema al corazón grave. Se la llevaron para que no se entere de nada. Muchos años que él no está acá”.

Correo

“Antares de la Luz” fue a Perú a buscar ayahuasca, droga que usaba para sus rituales. Allá se enteró de que en enero la hermana de una integrante perteneciente a la secta los había denunciado y que los estaban luqueando.

Desde Cuzco, Castillo mandó un correo electrónico donde pidió a sus seguidores “háganse los locos”, ya que se sabía todo.

Gira

Pablo Sepúlveda, ingeniero en sonido del sello Alerce, señaló que en el 2008 le perdió la pista a Castillo, luego de que fuera expulsado del grupo Amaru.

“Hicimos una gira por China y después de ese viaje la banda decidió sacarlo porque creo que no calzaba con el perfil. Lo recuerdo como un hombre espiritual. A veces decía que veía cosas, pero como todos éramos más concretos, nadie lo pescaba mucho. Fue poco lo que compartimos, pero nunca pensé que terminaría así”.

Otro integrante de Amaru, quien pidió reserva de su identidad, señaló que echaron a Ramón por convivencia.

“Salía con cosas extrañas y no lo entendíamos. Una vez me mostró una foto donde aparecían unos reflejos, típicos de los lentes sucios, pero él decía que veía cosas. Después andaba con la onda de sanarse porque juraba que tenía algo adentro y nosotros lo subíamos al columpio”.

Diario versión digital

Viernes 24 de Noviembre

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56
?>