*

Revisa qué hacer si mandaste el auto al taller y volvió peor que antes

Revisa qué hacer si mandaste el auto al taller y volvió peor que antes

En Chile está instalada la cultura de hacer el quite a usar el seguro por cosas menores, pero algunos que lo hacen terminan sufriendo con entregas nefastas.

15/05/2018 - Autor: A. Torres/ R. Ruiz

Noviembre del año pasado fue una fecha que Óscar Garcés marca con cruz negra en su calendario. “Viajé a Viña a ver un partido de mi hermano Paulo, y cuando volví, la pintura de mi auto estaba toda rayada, una marca en 360°. Además, trataron de sacar el alerón y lo terminaron rompiendo”.

Como haría cualquiera, el parralino se contactó con su aseguradora, la que le destinó un taller. “No me generó buena espina, porque era un taller cualquiera, y mi auto igual es caro, pero confié y lo llevé”, recuerda el actor. Para su mala suerte, ahí partió su calvario.


TE PUEDE INTERESAR: La impensanda revalorización del auto usado en regiones


“Entre Liberty Seguros y el taller Montané dejaron mi auto inutulizable. Pasé de un par de rayones, a darme cuenta que el daño era mucho mayor. Traté de prender el auto y no fui capaz. Se robaron hasta la bencina”, explica Garcés, quien tiene todo muy documentado.

Hoy, a seis meses del episodio, Óscar sigue sin su auto, que actualmente está en otro taller, en Los Leones, con más desperfectos aún que en la primera pasada por los mecánicos. El ex “chico reality” ya se cansó de las evasivas de su liquidadora. “Decidí demandar, y en este camino descubrí algo: el abogado me dijo que, por daños menores, la gente prefiere no recurrir al seguro, y en las redes sociales me di cuenta del porqué, y es que hay mucha gente que lo está pasando mal por lo mismo”, admite Garcés.

Además, el hombre de tablas admitió que “los consumidores tenemos muy poco conocimiento de qué hacer en estos casos. Uno va a Carabineros y eso ya ni siquiera es necesario. También uno cree que el Sernac podrá hacer algo, pero es apenas un mediador”, desnuda el artista estas falencias que tenemos como clientes.

En esa misma línea, Alberto Escobar, gerente de Movilidad y Políticas Públicas de Automóvil Club de Chile, entregó algunas apreciaciones sobre el cuidado que hay que tener para salir airoso de este tipo de casos.

“Es vital que el consumidor conozca en profundidad el alcance de la póliza contratada. Hay muchos seguros que indican explícitamente que, en el caso de algún choque o reparación, se utilizarán repuestos alternativos o refaccionados, y muchos los usuarios lo desconocen”, explica el entendido.

Como pasó con la situación de Garcés, por ejemplo, el tema del taller también cobra vital relevancia. “En el caso de aquellas personas que optaron por un taller o servicio técnico asociada a una concesionaria, y estas no responden, muchas personas lo desconocen, pero también se pueden dirigir a los representantes de las marcas en Chile. Estos exigen estándares y protocolos muy exigentes, y es otra alternativa que puede hacer una persona que no quedó conforme con el trabajo realizado”, puntualiza el especialista de Automóvil Club de Chile.

Es más, si el problema sigue, como pasó con Óscar, se puede llegar a instancias superiores. “Si el taller hace un mal trabajo y no responde, los usuarios pueden exigir ante Tribunales la reparación e indemnización adecuada y oportuna de todos los daños, a través de una demanda civil”, explica Alberto Escobar.

¿DÓNDE PONER OJO?

Informarse. Los consumidores deben informarse antes de ir a cualquier taller o servicio técnico, independiente de las sugerencias que puedan hacer las compañías de seguros. Se deben pedir referencias, ya que estas son un buen indicador de la calidad de servicio.

Saber dónde va. Es importante usar servicios técnicos autorizados de las marcas, ya que tienen la información precisa de determinado vehículo, la capacitación de su personal y el equipamiento tecnológico del que dispone.

Conocer los derechos. Por ejemplo, entre sus derechos, el usuario debe conocer el presupuesto total y si se usarán repuestos nuevos o alternativos en la reparación del automóvil.

Garantía. Exigir el alcance de la garantía del servicio, que no puede ser menos de 30 días. Es conveniente seguir en un mismo servicio técnico para mantener el auto en buen estado y aprovechar todos los beneficios.

Bájale a la llama. En la eventualidad de que algún producto utilizado en la reparación presente fallas, el consumidor tiene el derecho de llevar el vehículo nuevamente al servicio técnico, situación que renueva la garantía mínima legal del producto.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Jueves 24 de Mayo

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32