Cincuentón anda con el traje de novio en la mochila

Doctorcito:

Acabo de cumplir 50 años y aún no se me cumple el sueño: tener familia. Y no es que no haya intentado, porque he tratado por todos lados. Sencillamente, me va mal a la hora de ir más allá en una relación. Fíjese que hace unos años me comprometí en una cena a casarme con mi novia y a los dos días me decía que mejor no, que lo nuestro se había acabado.

Mis amigos dicen que aburro a las minas, porque soy demasiado caballero… Chuta, sorry, no me sale ser de otra forma. Me hablaron de Tinder y empecé a salir con unas loquillas. Pero no paso de la primera cita. Es cosa de que les corra la silla para que pongan cara de aburridas… No entiendo. ¿Qué estaré haciendo mal?.

Desechado

Solano:

Mmmm…. Cincuenta años, caballero, con el traje de novio en la mochila… Mmmm… Mire, ud. debe ser fome nomás. Lo de ser atento con las damas no es un inconveniente, no va por ahí la cosa. Sucede que usted, caballero, es fomín.

Ahora, si anda tan urgido por buscar parejas y tener hijos le irá malazo si sigue así. Y más mal le irá si anda buscando deditos pa’rriba en Tinder, mire que ahí el 99,99% anda puro buscando pasarla bien…. Y esa es la idea, pues, su pajarraco de la fomedad. Desordénese un poco, bote la corbata y que se le ocurran mejores panoramas. Chao, fome.

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com