Lea la columna de Manuel de Tezanos: “Se acaba la paciencia”

La paciencia empieza a acabarse. Ya van seis partidos de Alexis en el Manchester United y la brillantez de su mejor etapa en Arsenal no llega. Ni se acerca, de hecho. Contra el Sevilla por Champions League el chileno jugó un partido muy discreto.

Apenas generó una ocasión de gol clara (dejó sólo a Lukaku, que elevó) y perdió siempre el duelo que debió ganar por su banda con Jesús Navas, un delantero convertido en defensa.

No hay una sola razón para explicar por qué Alexis aún no brilla como lo hizo en Londres. Lo primero a considerar es que aún vive un período de adaptación. Con Lukaku a ratos se estorba y no le acomoda jugar con Ashley Young, otro diestro como él, como lateral izquierdo. Tampoco todo es malo, se lleva bien con Juan Mata, por ejemplo, y no me cabe duda que con el paso de los partidos encontrará química con la mayoría de sus compañeros.

Lo segundo que lo perjudica es que el estilo del United no tiene nada que ver con el del Arsenal. Ataca con menos gente, muchas veces de contragolpe y en estos partidos como visitante como en Sevilla privilegia derechamente el trabajo defensivo. Tendrá que adaptarse a esta nueva realidad de esforzarse más para lucir.

Lo tercero, quizás lo más relevante, es que en rigor Alexis lleva varios meses lejos de la tensión que exige la alta competencia. En el Arsenal jugó poco, lo hizo con evidente desgano y no es llegar y de un día para otro enchufarse y ser figura mundial. Dio 6 meses de ventaja que le pueden costar caro.

¿Tendrá margen con Mourinho? Da la sensación que aún sí. El portugués sabe que tiene en el chileno una dosis de calidad superior a cualquiera de sus delanteros. Viene el Chelsea el fin de semana en Old Trafford, el escenario perfecto para jugar de una vez por todas un gran partido y acallar las críticas que empiezan ser cada vez más ruidosas.