Compañera hot se envenó por no hacerle la cochiná

Doctor:

Debo a cada santo una vela, no tengo ni para cargar la Bip y hace poquito me salió un pitutito como digitador. Llegué a la pega y no tenía para devolverme a la casa. Por suerte una compañera de trabajo ofreció acarrearme en su citicar y antes de enrumbar a mi hogar me ofreció tomarnos unas cositas. Le fui sincero y le dije que no tenía para invitarla. Me sentí miserable, pero ella me invitó. Tras los copetitos se le soltó la lengua y me ofreció irnos a un motel.

Le dije que no, porque había dejado a mi mamá sola en casa y no quería que me hiciera un atado. La compañera de pega se envenó, pero igual me fue a dejar. Y me dijo que a una mujer no se la desprecia y que mi mamá no estaba tan viejita como para que me asustara porque está sola. Quedé pensando el tema, porque ella es bastante rica.

Lazlo

Amigo: 

Tiene nombre de gitano, pero no cacha por dónde pasa la micro. Mire, anda sin plata, sin mina y cuando le salta la liebre entera, sale con una preocupación entera de agilada. Su mamá se sabe valer solita, deje de ser mamón y depender de ella. Porque esa preocupación, cuando la pelota está dando bote frente al arco desguarnecido, es entero de tonta. Es puro miedo a definir en el área chica. Si está sanito, funciona bien y es joven, échele pa’ delante no más con la compañera de pega tirada al dulce. Y deje a su madre tranquila, ¿ya?

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com