Conoce los cracks que podrían colocarse la “10” de Universidad de Chile

Si estuviera en las manos de los hinchas, seguro que el próximo “10” de Universidad de Chile sería Pedro Morales… No, mentira.

La camiseta que devolvió sin una gota de sudor la “Gata” Fernández y que hoy está vacante, hace rato que tiene nombre y apellido: Walter Montillo. Por algo el argentino anunció su regreso al fútbol, luego de cinco meses de “retiro”.

El punto es que los dirigentes del Bulla quieren otra cosa. Es cierto, hay todo un simbolismo con la figura de la “Ardilla” y papi Heller ganaría más admiradores que Alejandro Navarro si concreta el “remember”, pero el volante que buscan para la Copa Libertadores debe cumplir con otro “perfil”. ¿Las lucas? Ya están sobre la mesa.

La “U” está dispuesta a invertir 2,5 palos verdes (1.587 millones de pesos) por un “10” estilo Leo Rodríguez, aunque guardando las proporciones. La idea es que se enchufe rápido, tenga explosión, aporte gol y sea “exportable”. O sea, la “amalgama perfecta entre experiencia y juventud”, pues la edad juega un rol clave, y ahí Montillo está en desventaja, pues tiene 33 años.

¿Y entonces? El sueño de Guille Hoyos es tener al venezolano Yeferson Soteldo, que brilló en el Sudamericano Sub 20 de Ecuador. En principio, los azules estaban dispuestos a pagar $2,2 guatones de la moneda gringa por el jugador, pero desde Brasil abrieron la billetera y le podrían ofrecer a Huachipato 600 mil dólares extras. No hay dónde perderse.

En cuanto a Rómulo Otero, renovó su contrato con Atlético Mineiro de la Serie A de Brasil hasta el 2020, y la cifra con la que cuenta la “U” no les hace ni cosquillas. “Por ese valor no sale del club. Es un poco más de lo que se le pagó a Huachipato”, comentó una fuente vinculada al club, a propósito del interés por el llanero de ascendencia colombiana, que jugó apenas un año en Chile.

Frente a eso, hay que mirar a Argentina (en los últimos años el Bulla fichó a Luis Fariña y Lucas Ontivero) o al fútbol local, y ahí el nombre que seduce es el de Ángelo Araos, quien puede “volantear” y jugar como delantero. Antofagasta podría sentarse a negociar por un palito y medio de dólares, cifra que el Chuncho, por ejemplo, pagó por Ramón Fernández, al que no le da ni para andar con cojín en el Cacique.

En cuanto a la importancia de tener un “10” en los equipos, Víctor Hugo Castañeda opinó que “los mismos técnicos los han ido haciendo desaparecer en ese afán de darle vértigo o meterle presión al rival. Creo que el último modelo que va quedando es Jorge Valdivia. Ha ido mutando la función, antes el tipo casi no corría, debía resolver en espacio reducido”.

¿Los tendremos de regreso, ah? “De tanto correr y meter, el jugador pensante va a marcar una diferencia. Jorge lo está haciendo en Colo Colo. Se ha compensado con el ‘falso nueve’, que es más antiguo que caminar para adelante. Echo de menos esos jugadores, uno pagaba una entrada para verlos en acción. Ya leí por ahí que la ‘U’ anda buscando uno”, cerró el DT.