*

Para preocuparse: ¡Más de 4 millones están en Dicom con el retail!

Para preocuparse: ¡Más de 4 millones están en Dicom con el retail!

Estudio reveló que las grandes tiendas concentran buena parte de los morosos y que sólo en un año, estos deudores aumentaron en un 20%.

05/03/2018 - Autor: Alexis Torres

En este mundo cada vez más mercantil, donde sólo falta que nos cobren por respirar, la empresa de defensoría a los consumidores Chiledeudas, en base a información de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, SBIF, reveló una terrible realidad sobre el endeudamiento de los chilenos: actualmente, hay más de 4,3 millones de compatriotas con sus calillas impagas.

El detalle de la investigación señala que las casas comerciales concentran la mayor cantidad, con el 40% del total, mientras los bancos encabezan el listado de participación si la medición se lleva a cabo en montos de dinero, con un total de mora de 53%, dado que los créditos solicitados son más altos en las entidades financieras en comparación al retail, donde la mayoría de las operaciones son compras minoristas o avances en efectivo, que son de baja magnitud.

Otro dato rojo que prendió las alarmas con respecto a la morosidad nacional es que la deuda total de los clientes del retail aumentó casi un 20% sólo en un año, pasando del 8,9% en 2016 a un 10,6% el 2017.

Marcelo Cabezas, electricista de profesión, es uno de estos 4,3 millones de encalillados. Mes a mes, desnuda a un santo para vestir otro, y así poder pagar las deudas adquiridas en los últimos años. “Tengo calillas para regalar, jajajá. Hace un par de años quedé sin trabajo y eso me pasó la cuenta. No he tenido otra alternativa que recurrir a los famosos avances en efectivo que ofrecen las grandes tiendas, porque es mucho más fácil realizar el trámite, a diferencia de los bancos. Pido uno para pagar otro, y así me llevo”, cuenta el as de los amperes.

A propósito de esta salvadora opción de Cabezas para tapar sus “hoyos financieros”, el director de Chiledeudas, Guillermo Figueroa, advierte que “un avance en efectivo hecho en una casa comercial es más rápido que un crédito de consumo, implica menos trámites, es casi instantáneo para quien necesita dinero fresco, pero las cuotas que se pagarán serán más altas por los intereses y las comisiones respectivas, entre otros costos integrados al préstamo”, advierte.

Cotizar es la clave

Mauricio Meza, docente de la Escuela de Derecho Universidad de las Américas, recomienda cotizar antes de caer en el terrible endeudamiento, “ya que el monto de la cuota mensual, por ejemplo, por un crédito de consumo obtenido en un banco, será menor a la cuota que pagaría por un avance en efectivo obtenido de una tarjeta de crédito del retail, si comparamos respecto del mismo monto que se haya solicitado”.

“Más que sólo fijarse en indicadores como la Carga Anual Equivalente (CAE) o el Costo Total del Crédito (CTC), las personas deben poner atención en el monto que tendrá que pagar mensualmente y cuántos meses deberá pagar dicho monto. Con esa sola comparación podrá saber de inmediato dónde le conviene más obtener un crédito para solventar deudas u otras necesidades”, agrega el y especialista en derechos del consumidor.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Sábado 23 de Junio

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32