Datos para que los mitos no acaben con el deseo sexual en el embarazo

Ramsés Gatica y Jocelyn Palavecino son una pareja de jóvenes que, en un par de meses, esperan la llegada de su primer hijo. Como padres primerizos, muchas cosas nuevas han aparecido en esta etapa de sus vidas. Una de ellas: las relaciones sexuales durante el embarazo. “Creo que por el solo hecho de saber que tu mujer está embarazada, uno tiende a sacar el pie del acelerador y guardarse las ganas”, reflexiona el futuro padre.

Mientras, su mujer, con casi 7 meses de gestación, cuenta que “con más guatita nos sentimos limitados e intimidados, casi como si nos estuviera mirando. Independiente de esto, siempre tratamos de descubrir o inventar algo, en la medida de las posibilidades, porque sabemos que el sexo es beneficioso para nuestra relación”.

Justamente lo provechoso de “ponerse cariñoso” durante el proceso de gestación, es lo que más destacan los expertos, además, de confirmar que no presenta ningún riesgo para el desarrollo de la criatura por nacer.

Derribando mitos. Para que los tórtolos no pierdan la pasión mientras esperan la llegada de la cigüeña, la doctora Elisa Orlandini, gineco-obstetra de Red de Salud UC Christus, despeja dudas y acaba con algunos mitos sobre el sexo en el embarazo.

– ¿Se pueden tener relaciones sexuales durante el embarazo?

– Tener actividad sexual es seguro para las mujeres que están cursando un embarazo no complicado y de bajo riesgo. Hay condiciones que contraindican tener relaciones sexuales, por ejemplo, pacientes con riesgo de parto prematuro, rotura de membranas o que tengan sangrado durante el embarazo.

– ¿Podría dañar al bebé?

-Cuando se tiene un embarazo no complicado, la actividad sexual no produce ningún tipo de daño al feto. Este se encuentra aislado dentro del útero, rodeado de líquido y otras capas que lo mantienen en un ambiente seguro y protegido.

– ¿Podría acelerar el parto?

– Antes, se decía que tener actividad sexual podría acelerar el parto en el tercer trimestre, por la teoría de liberación de prostaglandinas del semen y de la liberación de la oxitocina cuando se produce el orgasmo. Sin embargo, estudios clínicos señalan que no se desencadena el trabajo de parto con la actividad sexual.

– ¿La mujer mantiene la misma respuesta sexual?

– Por lo cambios hormonales y los que sufre el cuerpo en el embarazo, es normal que cambie. En el primer trimestre, la mayoría de las mujeres sufre de náuseas y vómitos, y es cuando las mamás están más sensibles, por lo tanto esto puede hacer que no tengan una experiencia muy satisfactoria. En el segundo trimestre, cuando ya han cedido estos síntomas y, por el cambio hormonal, aumenta la lubricación vaginal y el flujo sanguíneo a los genitales. Potencialmente, esto puede hacer que tener actividad sexual sea más satisfactorio. En el tercer trimestre, cuando ya crece el útero y aumenta la fatiga y cansancio de la mujer, puede ser más incómodo y menos atractivo tener actividad sexual.

Caso a caso

– ¿Es normal que aumente o disminuya la líbido de la mujer?

– La líbido depende de muchos factores. Efectivamente, los cambios hormonales favorecen un mayor deseo sexual, pero esto también depende de cómo la mujer haya aceptado su imagen corporal y de la disposición de la pareja a tener actividad sexual.

– ¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?

– Favorece la buena comunicación y crea un vínculo especial con la pareja. Además, ayuda a aceptar su imagen corporal.