*

Doce pruebas para medir la inteligencia de tu perro

Doce pruebas para medir la inteligencia de tu perro

El investigador Stanley Coren elaboró el test más completo para saber qué tan listo es tu regalón.

10/07/2013 - Autor: LaCuarta.com

Cuando se decide tener un perro en casa son varios los factores que inciden: el tamaño, la belleza o su simpatía, pero son pocas las veces en que la inteligencia juega un rol fundamental en esta etapa.

Sin embargo, con el correr del tiempo todos quieren que su regalón aprenda nuevas cosas o, por último, que entienda qué cosas no debe hacer. Y es allí cuando la inteligencia del animalito comienza a cobrar importancia.

Es en este marco que en LaCuarta.com quisimos entregarte la mejor herramienta diseñada hasta ahora para medir el “intelecto” de los perros.

Se trata del test de inteligencia canina diseñado por Stanley Coren, un reputado investigador que tiene numerosas publicaciones sobre la relación de los humanos y los cachupines.

La previa

Antes de aplicar el test y para que los resultados sean verificables, se debe adoptar una serie de condiciones:

– El perro debe tener al menos un año de edad. Si se realiza con un perro más joven se corre el riesgo de que obtenga resultados bajos, solamente por no haber alcanzado el grado de madurez suficiente.

– El dueño debe realizar las pruebas y el perro tiene que haber convivido con él por lo menos 4 meses.

– No se pueden repetir las pruebas. Se puntúa el primer intento, salga como salga.

– El perro debe estar en ayunas ya que en algunas pruebas se usa la comida como motivación.

– No deben hacerse todas las pruebas el mismo día, es mejor repartirlas en varios días.

– Es conveniente que se realicen las pruebas en la vivienda habitual del perro, para que éste no se sienta distraido por un nuevo entorno.

– Conviene tener preparados los accesorios que se necesitarán en las pruebas con antelación: un reloj con segundero, recipientes, tablas, etcétera…

– Y un consejo para el dueño: No hay que ponerse nervioso, no importa las respuestas del perro, ya que este lo notará y empeorará las cosas. Para obtener las mejores respuestas, lo ideal es transmitir la idea al perro que es un juego.

Prueba 1

Capacidad de observación

En un momento del día en que no sacamos al perro a pasear, hacer todos los gestos (sin llamarle) que hacemos cuando lo sacamos de paseo. Por ejemplo, tomar el abrigo, las llaves y su correa, y nos quedamos quietos sin ir hasta la puerta.

– El perro corre a la puerta o viene a nosotros excitado – 5 puntos.

– Si no se mueve, nos dirigimos hacia la puerta. El perro se acerca a nosotros – 4 puntos.

– Si tampoco se mueve, abrimos la puerta unos milímetros. Si viene – 3 puntos.

– Si sigue sin moverse pero nos vigila atentamente – 2 puntos.

– Si no nos atiende en absoluto – 1 punto.

Prueba 2

Resolver problemas

Enseñamos una golosina al perro (algo que le guste), lo dejamos que la huela y la tapamos con una lata. Ponemos en marcha el cronómetro. – Si empuja la lata y obtiene la comida en 5 segundos o menos – 5 puntos.

– Entre 5 y 15 segundos – 4 puntos.

– Entre 15 y 30 segundos – 3 puntos.

– Entre 30 y 60 segundos – 2 puntos.

– Si olfatea la lata pero no lo consigue en menos de 1 minuto – 1 punto.

– Si desde que la tapamos no hace ningún esfuerzo para alcanzar la comida – 0 punto.

Prueba 3

Atención al entorno

Mientras el perro está fuera de la casa cambiamos la disposición de algunos muebles en una habitación que el perro conoce. Añadir un par de sillas, mover una mesa a otro lado de la sala. Tiene que notarse que ha cambiado algo. Cuando entra el perro ponemos el cronómetro en marcha.

– Si en 15 segundos el perro se da cuenta de que ha cambiado algo y empieza a explorar y olfatear – 5 puntos.

– Si se da cuenta entre los 15 y 30 segundos – 4 puntos.

– Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.

– Si parece darse cuenta (observa con atención) pero no explora – 2 puntos.

– Si tras 1 minuto el perro permanece indiferente – 1 punto.

Prueba 4

Resolver problemas

Se toma una manta pequeña o una toalla de baño, y se le deja al perro olfatearla. El perro ha de estar despierto y activo. Rápidamente le tapamos la cabeza de forma que no pueda ver nada y ponemos en marcha el cronómetro.

– Si se descubre la cabeza en menos de 15 segundos – 5 puntos.

– Entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.

– Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.

– Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.

– Si no se ha liberado tras 2 minutos – 1 puntos.

Prueba 5

Interpretación de gestos

En un momento en que el perro esté sentado a un par de metros de nosotros (sin habérselo ordenado), le miramos a los ojos. En cuanto nos mire esperamos 2 ó 3 segundos y le dedicamos una sonrisa, sin hacer más gestos.

– Si viene a nosotros moviendo la cola – 5 puntos.

– Si se acerca pero no llega hasta nosotros, o no mueve la cola – 4 puntos.

– Si cambia de posición, se tumba o se levanta sin acercarse – 3 puntos.

– Si se aleja – 2 puntos.

– Si no presta atención – 1 puntos.

Prueba 6

Resolver problemas

Igual que la prueba 2, pero con más dificultad de manipulación de objetos. En lugar de una lata se emplea un trapo o toalla pequeña, con la que le tapamos la golosina.

– La consigue en menos de 15 segundos – 5 puntos.

– Entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.

– Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.

– Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.

– Si intenta cogerla pero abandona – 1 puntos.

– Si la ignora – 0 puntos.

Prueba 7

Memoria a corto plazo

Tiene que hacerse siempre antes que la prueba 8. En una habitación despejada, enseñamos al perro una golosina que no tenga olor fuerte y se la dejamos olfatear para que sepa que es comida. Con alguien sujetándole (si es preciso) y asegurándonos de que nos vea, colocamos la golosina en una esquina de la habitación. Sacamos al perro durante unos 10 segundos y le hacemos entrar de nuevo en la habitación, poniendo el cronómetro en marcha.

– Si va directo a la comida – 5 puntos.

– Si olfateando va casi directo – 4 puntos.

– Si se pone a buscar al azar y la encuentra en menos de 45 segundos – 3 puntos.

– Si busca pero en 45 segundos no lo ha encontrado – 2 puntos.

– Si no se esfuerza en buscar la comida – 1 puntos.

Prueba 8

Memoria a largo plazo

Debe hacerse inmediatamente después del prueba 7. Se hace exactamente lo mismo (poner la comida en un rincón diferente al de la prueba anterior), y se saca al perro de la habitación 5 minutos. Al entrar de nuevo arrancamos el cronómetro.

– Si va directo a la comida – 5 puntos.

– Si va directo a donde estaba la comida en la prueba 7, y luego al correcto – 4 puntos.

– Si olfatea y encuentra la comida casi directamente – 3 puntos.

– Si busca al azar y lo encuentra por casualidad antes de 45 segundos – 2 puntos.

– Si no lo encuentra antes de 45 segundos – 1 puntos.

– Si no intenta buscarlo – 0 puntos.

Prueba 9

Resolver problemas y manipular

Se pone una tabla sobre un par de guías de teléfonos, de forma que quepan las patas del perro pero no pueda meter la cabeza debajo. Se sujeta con peso suficiente como para que no pueda levantar la tabla. Se le muestra comida al perro y se deja que la huela. A continuación se pone debajo de la tabla (el perro tiene que verlo) y se pone en marcha el cronómetro.

– Si lo saca con las patas en menos de 1 minuto – 5 puntos.

– Si lo saca entre 1 y 3 minutos – 4 puntos.

– Si lo intenta pero a los 3 minutos no lo ha conseguido sacar – 3 puntos.

– Si no usa las patas y solo intenta alcanzarlo con la boca – 2 puntos.

– Si no intenta alcanzar la comida – 1 puntos.

Prueba 10

Comprender lenguaje

Con el perro sentado a un par de metros de nosotros, y usando el tono de voz que empleamos para llamarle, pronunciamos una palabra cualquiera que no se parezca a su nombre.

– Si responde a la llamada – 3 puntos.

– Si no acude, pronunciamos otra palabra en el mismo tono. Si esta vez viene – 2 puntos.

– Si tampoco se acerca, pronunciamos su nombre, añadiendo “ven” o la palabra que usemos para llamarle.

– Si viene – 5 puntos. – Si no viene, repetimos su nombre por segunda vez. Si ahora viene – 4 puntos.

– Si no se mueve en ningún caso – 1 puntos.

Prueba 11

Aprendizaje

Esta prueba es complicada. Se trata de hacer que el perro aprenda una orden nueva. No hay que pedir nada demasiado complicado, solo algo sencillo que el perro no haya hecho nunca. Por ejemplo, sentado a nuestro lado, una orden para que se levante y se gire sentándose frente a nosotros. La primera vez diremos la orden y como el perro no sabrá qué queremos, le guiaremos a esa posición. Le felicitaremos y premiaremos con alguna golosina. Repetimos la orden dos veces más, ayudándole. Repetimos la orden dos veces más, pero ahora esperaremos un instante antes de ayudarle, guiándole con la correa.

– Repetimos la orden, sin movernos para nada. Si cumple la orden, aunque sea torpemente, le daremos 6 puntos.

– Si falla, repetimos 10 veces más, ayudándole. Después hacemos otro tanteo sin ayudarle. Si lo hace bien – 5 puntos.

– Si vuelve a fallar, 10 pruebas más. Si en el siguiente tanteo lo hace bien – 3 puntos.

– Si se levanta e intenta hacer algo, pero no cumple la orden – 1 puntos.

– Si después de las 30 pruebas que llevamos, sigue sin hacer nada – 0 puntos.

Prueba 12

Resolver problemas

Es la más difícil. Se coloca una muestra de comida en un sitio de forma que el perro la vea (antes se la habremos dado a olfatear, y tiene que ver como la colocamos ahí). Sin embargo, el perro no puede acercarse directamente, y tiene que dar un rodeo, alejándose de la comida, hasta encontrar un camino para llegar a ella. Por ejemplo se puede usar una caja grande abierta por un extremo, y con una ranura por donde el perro vea la comida pero no pueda pasar. La solución será rodear la caja y entrar por el otro lado (no debe poder moverla ni alcanzar la comida con las patas). Se suelta al perro y se pone en marcha el cronómetro.

– Si rodea el obstáculo y alcanza la comida en menos de 15 segundos – 5 puntos.

– Si tarda entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.

– Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.

– Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.

– Si intenta alcanzar la comida metiendo la pata por la ranura, pero no intenta otro camino – 1 puntos.

– Si no hace ningún esfuerzo por llegar a la comida – 0 puntos.

Evaluación

Para conocer el resultado del test se suman todos los puntos conseguidos en las diversas pruebas.

– 54 puntos o más: Es un perro prácticamente superdotado, y es bastante inusual encontrar un perro con este nivel de inteligencia. Según diversos estudios, apenas el 5 por ciento de los perros lo alcanza, y eso entre las razas más inteligentes. – De 48 a 53 puntos: Perro de clase superior y con un alto nivel de inteligencia.

– De 42 a 47 puntos: Nivel medio-alto. Tiene la capacidad de llevar a cabo cualquier tarea de las que se exige a un perro corriente. – De 30 a 41 puntos: Nivel de inteligencia media. En ciertos trabajos se mostrará muy dotado, pero no tanto para otros.

– De 24 a 29 puntos: Nivel bajo. A veces muestra destellos de agudeza, pero la mayor parte del tiempo tendrá algunas dificultades para entender lo que queremos de él. Aprenderá el mínimo de órdenes básicas (sentarse, acudir a la llamada, y poco más). Su utilidad dependerá de su inteligencia instintiva, es decir, de las capacidades que es capaz de desarrollar por la herencia genética de su raza.

– De 18 a 23 puntos: Límite de la normalidad. Trabaja sin problemas en un entorno organizado y de poca actividad, y si no se le presentan situaciones nuevas.

– Menos de 18 puntos: Deficiente. La convivencia con estos animales puede presentar problema.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Junio

Edición impresa

Miercoles 28 de Junio
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56