*

El “Apóstol de la muerte” que escuchaba la voz de Dios

El “Apóstol de la muerte” que escuchaba la voz de Dios

Pedro Nakada, el peor asesino serial peruano, vivirá en un manicomio por la muerte de 16 personas.

21/02/2011 - Autor: La cuarta

“Sólo trato de purificar la Tierra de prostitutas, drogadictos, homosexuales y asaltantes…”.

A primera vista Pedro Pablo Nakada Ludeña, ex integrante de la Fuerza Aérea Peruana, demuestra entender un carácter introvertido. Quienes lo conocen aseguran que desde niño fue así. Por eso todavía se preguntan cómo una persona con esas características fue capaz de asesinar al menos a 25 personas a punta de balazos y transformarse en el peor asesino en serie que se tenga registro en la historia policial peruana.

Nakada fue condenado a pasar 35 años en el pabellón psiquiátrico del penal de Lurigancho, al oriente de Lima, después que un tribunal determinara su inimputabilidad legal, pues los exámenes siquiátricos determinaron que el imputado sufría de esquizofrenia paranoide.

Aunque los familiares de las víctimas aseguran que Nakada se está haciendo el loco para no pagar su condena en una cárcel tradicional, hay razones de sobra para considerar que la Justicia no se equivocó. El asesino confeso, que se autodenominaba “Apóstol de la muerte”, “El ángel vengador” o “El limpiador”, declaró que escuchaba la voz de sus padres y de Dios, quienes le decían que debía “eliminar de este mundo a la escoria”.

 

REVELACIONES

La noche del 28 de diciembre de 2006 la Policía Nacional detuvo a Pedro Pablo como sospechoso de 16 muertes, cinco de ellas en una sola semana y todos muertos por proyectiles en la nuca o cabeza. En su habitación se encontró el arma con la que dio muerte a las personas, además de unas chalas agujereadas de caucho, que usaba como improvisado silenciador.

La detención no pudo ser en mejor momento: Pedro Pablo les confesó que tenía una granada y la quería tirar en una discoteque durante la fiesta de Año nuevo.

Al ser llevado a los cuarteles para su declaración, quedó en claro que el “Apóstol de la muerte” no estaba en sus cabales. Su primera declaración fue que vivía para “librar al mundo de la escoria”. Al mostrarle las pruebas en su contra de ocho asesinatos, Nakada les dijo a los investigadores: “Están equivocados. Maté a 25 personas porque no merecían vivir. A todos les disparé en la cabeza”.

 

RITO

En su relato de los hechos, el asesino contó que su primera “limpieza” ocurrió cuando encontró una vecina drogándose. Sin ninguna muestra de arrepentimiento, contó que le disparó por detrás.

Lo mismo hizo con dos profesores, un peluquero, mendigos, drogadictos y alcohólicos, entre otros.

“Como yo soy el ‘purificador de la Tierra’ no quedó otra opción que asesinarlos. Ahora descansarán en la paz de Dios”, señaló.

Como si fuera un ritual, cada vez que asesinaba a sus víctimas, Nakada cerraba los ojos y recordaba un episodio que lo marcó a los cuatro años. “Cuando era niño, mis hermanos mayores me violaron porque creían que yo había matado a una perra que teníamos que estaba preñada y lo juro que jamás le hice nada al animal”.

Un día después de confesar sus enfermizas razones de muerte, “El limpiador” trató de suicidarse a cabezazos contra las murallas de su celda. “Como ya no cumplí con la misión de Dios, me capturaron. Ahora sigo escuchando esa voz que me dice que me mate”, explicó.

Mientras Nakada cumple 35 años de condena por 16 crímenes, la policía aún busca pistas para identificar a las otras nueve víctimas que confesó el “Apóstol”.

Diario versión digital

Lunes 21 de Agosto

Edición impresa

Lunes 21 de Agosto
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56
Página 57
Página 58
Página 59
Página 60
Página 61
Página 62
Página 63
Página 64