*

El jurado pop afinó la paila en el Festival de Olmué

El jurado pop afinó la paila en el Festival de Olmué

Magaly será jueza en Viña y educó su oído vendiendo terremotos en El Patagual.

21/01/2013 - Autor: Tito Marchant G.

Será famosa, estará al lado de puros bacanes en el Jurado de Viña del Mar, pero no por eso Magaly León -elegida del pueblo pa’ dar su dictamen en la Quinta- se olvida de dónde viene. 

La iñora no pierde el tiempo, y las tres noches que duró el Festival de Olmué se dedicó a lo suyo: vender terremotos en la galucha.

– ¿Y usted no vendía galletitas y bebidas?

– Sí, pero hay que cambiar el producto a veces, jajajá.

– ¿La reconoce la gente?

– Algunos como que me quedan mirando, pero no saben si soy. Otros me cachan y me gritan “¡Magalyyy!”

– ¿Con quién anda?

– Con mi hijo Mirko, y eso me tiene contenta, porque ni en la casa nos vemos tanto. Acá conversamos y aprovechamos de dormir juntitos. Aparte anda mi sobrino y un cuñado, entonces ando con tres guardaespaldas.

– ¡Trabajando en familia!

– Es que a mí me pasa que aparte de ver esto como un trabajo, es una fiesta. Cada vez entiendo más a mi papá cuando decía que este oficio es hermoso.

– Oiga, ¿tiene las pilchas listas pa’ Viña?

– ¡Sí, poh! Me estoy arreglando la dentadura y voy de vacaciones, así que ahí en la comunidad católica prepararemos algo. Eva Gómez también me ha ayudado, es cálida. Me ve y me abraza.

– ¿Está preparando el oído pa’ elegir a la canción ganadora de Viña?

– Sí, pues. Escuchar tanta música ayuda para eso, porque será una misión muy importante.

– ¿Está nerviosa, Magaly?

– ¿Quién no? No es fácil asumir un rol así, pero más que nada estoy ansiosa, aunque también muy feliz.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Edición impresa