*

Emprendedora Daniela Aránguiz enchulará casas estilo carecuica

Emprendedora Daniela Aránguiz enchulará casas estilo carecuica

La pierna suave del "Mago" Valdivia entró a estudiar diseño de interiores en Brasil.

12/04/2015 - Autor: S.M.Z.

Se bajó del 4×4 blindado, les dijo chaíto a los cogote de toro armados que la escoltan a ella y sus peques a la escuela y entró rauda al edificio del Senac (Servicio Nacional de Aprendizaje  Comercial) en Sao Paulo, una especie de Inacap, pero brasuca. Antes se había despedido de su marido Mago y toda nerviosona iba a su primer día de clases.

Es nada menos que la rucia Daniela Aránguiz, la pierna de Jorge Valdivia, quien vive un renacer pelotero en el Palmeiras de la capital económica de Brasil. Sí, la misma ex chica “Mekano” que hace dos años volvió a saltar a la boca de todos con su famosa frase “tengo la pura carecuica” durante una pelea de choras con la vedette Juliette Junot, a quien acusó de pellizcarle el racimo entero a su marido.

Pero esa es otra historia, la de ahora es una más seriecita, más formal: el retorno de Daniela Aránguiz a las aulas para sacar la carrera técnica de Diseño de Interiores, que consta de seis módulos, que dan un total de 700 horas de estudio para acceder al título que la acredita como especialista en enchular casas, hoteles, oficinas, centros comerciales y cualquier lugar habitable que se le ponga por delante.

Tanto prendió con su carrera, que el jueves 9, después de que los macetas que la cuidan a ella, el Mago y sus dos peques (Agustina de 7 y Jorge de 5), la dejaran en la entradita del centro de estudios, ella agarró el I-Phone y tiró una “selfie” en el ascensor que la llevaba a la sala. Ahí se la ve, mostrando los chocleritos sonriente, cargando una mochila y un tubo portaplanos.

No tardó nada en tirarla a la red social Instagram con la siguiente leyenda: “Y un nuevo proyecto en mi vida, un nuevo desafío, universitaria decoradora de interiores en Brasil. Ya mis hijos crecieron, ahora soy yo. Senac!!!”.

Pero no es la primera vez que se quema las pestañas en Brasil, ya que en 2006, cuando tenía 21 años se atrevió sin saber ni una palabra en portugués a estudiar Estética Integral, con el sueño de poner un salón para enchular mujeres al volver a Santiago.

Ahora las cosas apuntan para otro lado, directamente a dejar con estilo y con pura carecuica a las casas y palacios que le encarguen.

Diario versión digital

Sábado 23 de Septiembre

Edición impresa

Sábado 23 de Septiembre
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32