*

“Encantador de caballos” rehabilita a enfermos

“Encantador de caballos” rehabilita a enfermos

Cristóbal Sánchez ayuda a alcohólicos y deprimidos a salir adelante a través del trabajo con pingos.

22/06/2012 - Autor: Cindy González Silva

Cuando era un lolo, Cristóbal Sánchez se fue a vivir con los caballos a los cerros. Ahí aprendió a conocer a estos animales y desarrolló la filosofía con que ahora ayuda a salir adelante a otras personas.

Al igual que Cesár Millán, el “encantador de perros”, Sánchez trabaja en la rehabilitación de animales y personas dañados sicológicamente.

En una terapia que combina mucha conversación y contacto con los equinos, más de 400 personas han dejado atrás el alcohol, las drogas, el bullying y la anorexia, entre otros dramas.

La filosofía “cazador-presa” de Cristóbal Sánchez señala que el ser humano, igual que los leones y las águilas, tiene los ojos al frente porque es un cazador. En cambio, los caballos miran hacia los lados porque en la naturaleza son presas y su forma de resolver los problemas es arrancando.

“El ser humano tiene que enfrentar las dificultades, usando la razón y el sentido común. Pero las personas más que vivir como cazadores viven como presas, muertos de miedos”, dice el encantador criollo. Esa forma de vida lleva a caer en la depresión y el abuso de sustancias.

“Todas estas personas vienen con un común denominador: la autoestima. Resolviendo ese tema, la persona resuelve el porqué se evade a través de esos síntomas”, explica.

CAZADORES DE SUEÑOS

Cristóbal y un par de amigos fundaron “La Manada”, en el Centro Ecuestre Hacienda de Chicureo.

En ese lugar se propone “una relación con la naturaleza que te permita encontrarte contigo mismo, descubrir que eres un cazador que va hacia su objetivo, descubrir tus talentos y virtudes, así como también tus defectos para salir a cazar tus sueños y tomar las riendas de tu vida”, explica Sánchez.

“Andrea” creyó en la terapia que propone Sánchez para superar la anorexia, que a los 18 años la tenía pesando 40 kilos.

“Tuve que dejar el colegio y mi vida se transformó en visitas al médico y pasar encerrada. La equino-terapia me sacó de ese maldito infierno. Él me hizo ver que lo que me hacía falta era confianza para enfrentar mis propios miedos”, dice la joven.

En las “sesiones”, los caballos, el paciente y Sánchez comparten al aire libre y sin una pauta establecida.

Y es que los caballos actúan como espejos de los problemas de las personas y al trabajar con ellos, es más fácil descubrir y superar las trancas.

“Las personas vivimos corriendo, con el celular, la banda ancha, todo es rápido y decimos que vamos a ser felices cuando tengamos cierta cantidad de plata o algo que queremos conseguir. Vamos aplazando la felicidad y en realidad hay que vivir el momento, como los caballos”, dice el encantador Cristóbal Sánchez.

Diario versión digital

Domingo 22 de Octubre

Edición impresa

Domingo 22 de Octubre
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32