Desde Estados Unidos nos tiran flores por nuestra Ley de Etiquetado

La última encuesta de Salud, que se mide cada 4 años en nuestro país, reveló una realidad del terror: el 70% de la población mayor de 15 años tiene sobrepeso o derechamente es obesa.

“Esto quiere decir que 7 de cada 10 personas tiene problemas de mal nutrición. Por lo tanto, cualquier medida que tomará la autoridad debía ser radical y tras una lucha que duró casi una década nació la Ley de Etiquetado o Ley Súper 8, señaló a La Cuarta Tito Pizarro, jefe de División de Políticas Públicas del Minsal.

Es precisamente esta norma, que fue resistida por la industria alimenticia, la que hoy se lleva todos los aplausos desde el extranjero, tanto de la prensa como de los organismos internacionales de salud.

El New York Times publicó un artículo donde hace un detallado análisis de las políticas chilenas y señala que, según los expertos, las restricciones a los ingredientes críticos de los alimentos (Ley de Etiquetado) son de las más ambiciosas en el mundo.

Con envidia miran desde lejos la experiencia chilena las grandes naciones como Estados Unidos y la India que hasta ahora no la han podido hacer. Es más “la OMS ha creado una red en todas las Américas para avanzar con el etiquetado frontal de advertencia para replicar la experiencia local y ha dejado como coordinador al Ministerio de Salud de Chile”, contó Pizarro, quien por estos días es el subsecretario subrogante de Salud Pública.

Ley de Etiquetado: empresas modificaron los ingredientes

La autoridad dijo que están muy contentos con el reconocimiento y porque otros países estén siguiendo las regulaciones chilenas. “Israel está a punto de aprobar una ley con los mismos sellos de advertencia nuestros”, aclaró.

La autoridad explicó que en este momento es ultra difícil saber si la norma ha tenido efectos sobre los problemas de peso de la población porque la última encuesta de Salud se aplicó justo antes de la entrada en vigencia de la ley.

“Sólo en 4 años más podremos tener la película más clara, pero lo concreto ahora es que la Junaeb ha informado de bajas en los niveles de obesidad de los más pequeños, que también enfrentaban una situación complicada”, manifestó Pizarro.

Aclaró que el objetivo inicial de la normativa fue crear el entorno para concientizar a las personas y por eso se sacaron los dibujitos de los envases y se exigieron los sellos en los alimentos que sobrepasaran las normas de calorías, sal, azúcar y grasas saturadas.

“Una de los primeros efectos es que cerca del 20% de las empresas modifico los ingredientes de sus productos para poder eliminar los sellos. La experiencia que hemos recogido es que hoy la población se preocupa de revisar las etiquetas, sobre todo los niños”, remató Pizarro.

Nutriólogos valoran la publicación

Jaime García, médico nutriólogo de la Clínica Avansalud, señaló que ser valorados por el diario The New York Times como un país que impulsa medidas contra la obesidad, es “un verdadero honor. Me parece extraordinario porque de cierta forma se valora el trabajo que se está realizando”.

García aseguró que “esta ley demoró muchos años en poder ser aprobada por el fuerte lobby de la industria alimentaria”.

El médico contó que la Ley de Etiquetado de Alimentos, que según la publicación gringa hizo desaparecer el Tigre Tony, el Chester Cheetos y los Kinder Sorpresa, tendrá “efectos a largo plazo, de aquí a 15 años”.

Para García es importante que “a esta ley se sumen campañas de educación de salud para explicar cómo funciona el tema del etiquetado”.

Para la nutrióloga Sabrina Wigodski, la ley de sellos “es el primer paso para tener una ley de etiquetados apropiada, que sirva para educar a la población y fomentar hábitos alimentarios saludables”.

Agregó que “si bien no es perfecta y no abarca mucho, es una primera aproximación para dar a conocer son menos saludables”.

Por último, pidió “regular los ingredientes de los productos envasados. Además, falta agregar más información sobre la ley”.

Ley Súper 8

1.- Se eliminan los dibujos llamativos de los envoltorios y regalos como enganche dirigidos a los niños de todos los productos que sobrepasen la norma de sodio, azúcar, calorías y grasas saturadas.

2.- Los alimentos sólidos sobre 275 calorías, 400 gramos de sodio, diez gramos de azúcares totales y 4 gramos de grasas saturadas cada cien gramos, llevarán sello negro. En el 2018 se hace más estricta la norma y las empresas deberán bajar más aún los componentes críticos.

3.- El límite para los productos líquidos es de 70 ml. de calorías, 100 ml. de sodio, cinco ml. de azúcares totales y tres ml. de grasas saturadas cada cien milímetros.

4.- Este año los productos líquidos que sobrepasen la norma ingredientes críticos pagan 18% de impuesto, si modifican sus componentes pueden seguir vendiendo sus productos más barato. Los alimentos sólidos pueden reponer los dibujos y colores si se adecuan a la ley.

5.- La ley prohíbe la venta de muchos tipos de comida chatarra como helado, chocolates y papas fritas en las escuelas chilenas y veta que esos productos sean publicitados durante programas televisivos o en sitios web dirigidos a públicos infantiles.