*

Esteban Efraín Paredes Quintanilla, el Eterno Verdugo

Esteban Efraín Paredes Quintanilla, el Eterno Verdugo

Si estuviera en Netflix, la serie de los goles del "7" de Colo Colo a la “U” tendría varias temporadas. Una historia que arrancó en 2009 y que ahora lo tiene con 14 festejos frente al archirrival, instancia donde no falla.

16/04/2018 - Autor: Rodrigo Ruiz

Cuando cayó tendido en el césped del Nacional y tuvo que abandonar la cancha a los 73’, Esteban Paredes sabía que, una vez más, su tarea estaba cumplida. En la más de una hora que duró su participación en el Superclásico, el “7” de los albos ya había conseguido lo que en la semana parecía imposible: dejar a su equipo con el triunfo casi amarrado, pese al mal momento de Colo Colo y lo bien que venía su archirrival.

Ni su sequía bruja, que ya acumulaba casi 500 minutos sin abrazos (498, para ser exactos), le impidió al capitán albo salir airoso frente al “Romántico Puntero”, cosa que había prometido a sus cercanos y compañeros en la semana: goles y los tres puntos.

Para el artillero, la de ayer fue una gesta más en un libro que lo define como el “Eterno Verdugo” de los azules, a quienes ya les ha marcado en 14 ocasiones, sólo dos menos que Carlos Campos, “El Tanque”, quien defendió a la “U” entre 1956 y 1969, y que es el máximo artillero del “derby” criollo, y un tanto más que el histórico Leonel Sánchez (13), a quien ayer dejó en el camino con su doblete. Es decir, el zurdo es historia pura.

colocolo01_700

Esta eterna costumbre

En 1998, Paredes Quintanilla luchaba en las inferiores de Santiago Morning por ser promovido al plantel oficial, Chile jugaba un Mundial tras años de castigo, y el grupo Inti-Illimani estrenaba, en voz del colocolino Daniel Cantillana, uno de sus grandes singles: “Esta eterna costumbre”, frase que bien define la historia del gran Esteban frente a la “U”.

La primera vez que el nacido en Cerro Navia celebró vestido de blanco frente a Universidad de Chile fue tres años después, en marzo del 2001. Un detalle: en el pecho llevaba una “micro”, y no el indio, ya que anotó por el Chago, pero fue el preludio de una serie que, si estuviera en Netflix, tendría varias temporadas.

La del estreno fue el 2009, año de su llegada a Colo Colo, tras un destacado paso por Cobreloa. Ese año, en el Monumental, el 30 de octubre, un tiro libre del “7” terminó en el fondo de la puerta de Miguel Pinto, quien fue engañado por lo que parecía un inocente centro.

laucolocolo06_700

Esa fue la llave de una costumbre que no se cerró más y que ha saciado la sed de gloria “clasiquera” del pueblo albo casi por una década -con un forado de por medio, eso sí, cuando el ariete probó suerte en México, entre el 2012 y 2014-, con festejos el 2010, 2012, 2014, 2015, 2016, 2017 y los dos tantos de ayer.

Entre otras cosas, estos goles han servido para mantener la interminable racha en la Ruca y, también esta más nueva, que hace a Colo Colo imbatible también en el Nacional, hace un lustro.

En una cita que ya se ha transformado prácticamente en un “spam” que año tras año se repite, el “nosotros sabemos jugar este partido” con el que remató después del festejo en el camarín y la ducha, asomó de nuevo, en algo que ya es todo un sello del goleador que en agosto cumplirá 38 años, y que sigue hambriento por ese “Eterno Verdugo”.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Martes 17 de Julio

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48