[Exclusivo] Chileno envuelto en polémica con Diego Latorre rompe el silencio

En junio de este año estalló una de las bombas mediáticas más grandes en el último tiempo en Argentina: Diego Latorre, ex futbolista de la década de los 90′ que jugó en Boca Juniors, Fiorentina y la selección argentina, era acusado por Natacha Jaitt, modelo ultra conocida al otro lado de la cordillera, de serle infiel a su esposa, Yanina Latorre, connotada periodista trasandina.

Las acusaciones de la entonces animadora de radio Mega -la despidieron meses después- prendieron una mecha que hasta el día de hoy está lejos de apagarse, y que ahora involucra a un fotógrafo nacional que hace patria en tierras argentinas.

La polémica farandulera iniciada en junio seguiría así durante los próximos meses. Latorre, futbolista que vacunó a Colo Colo con el único tanto en aquella mítica semifinal de ida jugada en la Bombonera por Copa Libertadores en 1991, salió a aclarar lo sucedido. Desmintiendo hasta la última coma de lo que había dicho la modelo.

Fue tras eso que Jaitt no aguantó más. Decidida a no quedar de mentirosa, la morena filtró conversaciones y hasta audios donde Latorre le mandaba “besitos en la punta de la chot…”. Al comentarista no le quedó más que reconocer el hecho y desde ese momento la polémica quedó bautizada como “PuntitaGate”.

La demanda de extorsión por parte del analista no demoraría en llegar. La mujer avisó que contaría con lujo de detalles todo lo que quisieran -incluso con fotos- siempre y cuando un programa le pagara bien. Mientras que el ex futbolista, casado desde 1993 con Yanina Latorre -una suerte de Raquel Argandoña por esos lados- interpuso una causa por extorsión en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 40 de Buenos Aires.

Entremedio hubo acusación de todo tipo: Jaitt acudió a algunos programas televisivos donde contó intimidades sexuales.

“Nunca fui novia ni amante, era una relación sexual con él y nada más. Nunca me enganché. Y sexualmente, él se me cayó cuando empezó a pedirme que le meta cosas en el ‘tuje'”, dijo en su momento al programa Intrusos.

VIDEO

Llorando, completamente fuera de sí. Así estaba Natacha Jaitt en septiembre de este año mientras la Policía Federal allanaba su casa ubicada en el barrio porteño de Villa Urquiza.

La causa iniciada por Latorre provocó que la policía le revisara hasta la última habitación de su hogar, todo transmitido en vivo y en directo por los programas de farándula trasandina. Con mucha rabia en su interior, la modelo prometió venganza.

“¿Me acusan de extorsión? Prepárense para ver todo gratis, cómo le rompen el ‘tuje’ a Diego Latorre dos chilenos y muchas cosas más”, gritó a los cuatro vientos desde la ventana de su casa a los periodistas que estaban afuera grabando todo. En exclusiva con La Cuarta, Andrés Rebolledo, uno de los dos chilenos involucrados en el video, cuenta su versión de lo sucedido.

“No tenía idea que era un ex futbolista famoso. Para mi era un tipo cualquiera. Tuvimos buena onda y estuvimos juntos. Tuve la mala idea de hacer un trío con él y otro chileno fue el que grabó escondido el video. Así empezó todo”, confesó el fotógrafo desde Córdoba, lugar donde vive hace cinco meses y al que llegó siguiendo el amor de un empresario cordobés.

Andrés conoció a Diego gracias a un amigo en común en febrero de este año. Luego del primer contacto mantuvieron una “relación inclasificable”, la cual consistía en juntarse a tomar algo, conversar y donde a veces había sexo. Se vieron varias veces más además de aquella vez en la que fueron grabados sin su consentimiento.

“La otra persona del video es un hijo de puta, no sé qué pasó con él. Me enteré en agosto sobre el video cuando empezaron a chantajearme y a comunicarse conmigo algunos periodistas. Recuerdo que yo estaba en el Hotel Faena de Buenos Aires y me empezaron a chantajear. Luego me llamó una periodista que trabajaba con la mujer de Latorre, luego fue Natacha Jaitt y ya después vinieron las amenazas que duran hasta el día de hoy”, avisó el fotógrafo de 36 años.

MIEDO

Con el peligro latente de que el video salga a la luz, Andrés Rebolledo decidió salir a hablar. Quedó la escoba cuando hace un par de días concedió una entrevista a diario Crónica contando algunos detalles. Tras sus dichos sintió que de todos lados le estaban pegando. Han dicho que quiere dinero, que quiere fama. Han puesto en duda incluso los videos.

“Las amenazas son muy feas. Dicen que van a hablar con mi familia, que le van a mostrar el video a mi mamá, a mis hermanos, a mis sobrinos, a mi novio. Me han dicho que me cuide, que me van a matar, que me van a pegar, me mandan insultos, de todo”, reconoció avisando que su mayor miedo es que el video salga a la luz. Al parecer su publicación es inminente.

“Decidí hablar ahora porque ayer una compañera en su trabajo le dijo a Yanina Latorre en público que ella habia tenido piedad de no mostrar el video por sus hijos. Esto se sumó a que Jaitt ya amenazó con los videos y luego vi la declaración que hizo Jaitt ante la justicia por el tema de la causa por extorsión y habló de los videos de una manera que no corresponde. Es un tema inminente”, se lamentó el chileno.

A pesar de la fama que tiene Diego Latorre en el mundo futbolístico de Argentina -comenta y analiza partidos de Champions League y aparece en varios programas de Fox Sports-, la realmente famosa al otro lado de la cordillera es Yanina, la esposa de Latorre por casi 25 años. Incluso hasta un Martín Fierro a mejor columnista tiene la periodista de 48 años.

“Más que él, su mujer es muy muy famosa. Estuvo en el programa de Tinelli este año y trabaja en un programa de farándula muy conocido de acá”, contó Rebolledo, quien quiso contar su verdad con un medio chileno desconfiado del trabajo que hacen los reporteros de allá.

“Lamentablemente la prensa en Argentina no es como la prensa chilena. O sea está todo un poco en tierra de nadie. Yo simplemente estoy tranquilo porque no he chantajeado a nadie y no estoy pidiendo plata. Simplemente estoy defendiendome, contando mi verdad porque esto ya me está haciendo mal y las amenazas han sido muy feas”, la cerró.