*

Fantasmas no dejan ni pololear a joven mecánico de Antofagasta

Fantasmas no dejan ni pololear a joven mecánico de Antofagasta

Bryan Alvarado se codea con finaditos que lo toquetean y le susurran.

20/04/2011 - Autor: Manuel Chimaja y Ronald Henríquez

Hace trece años que la vida del mecánico Bryan Alvarado (20) es lúgubre. Bajo el sol crepuscular de Antofa el mocetón nos contó una espantosa historia que eriza los mostachos: ¡El joven ve gente muerta!

Su situación aún es más horrorosa que la vivida por Cole, el personaje central de la peli “Sexto Sentido”, porque en este caso la legión de espeluznantes criaturas del más allá y tenebrosas sombras, no sólo deambula por todos los lugares donde el cabro se mueve, sino que ¡más encima le habla! ¡Buaaa!

“Cuando era chico comenzaron como sombras o apariciones, pero ahora veo gente vestida y por todos lados, no me dejan tranquilo”, relató Alvarado.

Bryan contó a La Cuarta, la paranormal, detalles sobre la maldición que lo afecta: “Creo que mi padre tuvo una pelea con una bruja con la que trabajó. Parece que ella lo cargó a él, pero al final me maldijo a mí y creo que ella es la responsable de lo que me sucede”.

– ¿Cómo empezó todo?

– Comenzó desde que tengo memoria. Al principio fueron sombras. Estas aparecían, pero yo no las tomaba en cuenta. Cuando fueron recurrentes me empezó a dar miedo. Ahora hasta salir al patio me asusta.

¿Qué ha sido lo más cuático?

– Un día en casa se cortó la luz. Yo estaba con mi notebook y no le di importancia. De pronto apareció una luz blanca en un rincón y yo la miraba fijamente. Dentro de la luz salió una mano, yo quería moverme, pero no podía, se me apretó el pecho y mi corazón latía lento. La mano se me acercaba y no quería tocarla, hasta que de un momento a otro desapareció.

– ¡Chuta! onda El Anillo… ¿y alguna otra cosa?

– ¡Me desdoblo!, pero no a conciencia ni a voluntad. Hay personas que lo pueden controlar, pero yo no. A veces estoy acostado y siento que me paro a abrir la puerta de mi pieza y de repente vuelvo a mi posición original. Al reaccionar me doy cuenta que estuve siempre acostado, pero veo la puerta abierta y no me explico cómo lo hago.

– ¿Ve gente muerta?

– ¡Claro que veo gente muerta! En mi casa ya hay un grupo que reconozco y no me hago mayor problema. La cosa es cuando salgo de mi hogar. Veo cosas en las calles y hasta en mi propio trabajo.

– ¡Yiaaaa! ¿ Y qué hacen?

– Ellos sólo me miran y observan fijamente, como que saben que los veo. Pero a veces es medio peligroso.

– ¿Por qué?

– Me empujan, me tocan, hay golpes de puerta y hasta me hablan.

– ¿Y qué le susurran?

– No lo sé. Hablan como otro idioma. Es bulla, son sonidos que no entiendo. Igual yo no les hablo porque no cacho qué pueda pasar.

– ¿Cuándo fue tu última aparición?

-Hace dos semanas una mano negra me tocó por atrás y sin sin razón alguna.

– ¿Cada cuánto se aparecen?

– Es relativo… a veces en horas, días, semanas o meses, pero siempre los presiento. Cuando me siento cargado o me pasan cosas malas, ellos aparecen.

– ¿Cómo se siente?

– No cacho si es un don o una maldición. Quiero ayuda y que me tomen en serio.

– ¿Afecta a tu vida personal, polola o algo?

– Me hago el leso o trato de no pescar, pero surgen y me quedan mirando. Yo me hago el tonto y guardo silencio.

– ¿Por qué no va donde un caperuzo?

– En Antofagasta no existen expertos. Sólo están en Santiago y espero que me ayuden.

DEMONIÓLOGO: “PUEDE SER BENÉFICA O MALTRATADORA”

“Mi primera recomendación es que se haga examinar por la ciencia médica. Que la ciencia médica hable primero. Un siquiatra o un sicólogo. Si la ciencia no llega a resultado alguno, esto debería ser un fenómeno paranormal”, sostuvo el abogado, profesor y experto en demonios, Hugo Zepeda.

El académico agregó que una exhaustiva investigación puede dar luces. “Podría ser una aparición benéfica o maltratadora. Para descubrir si la aparición es real, los animales son un buen barómetro, porque muestran temor o agresividad”. Para Zepeda las presencias pueden requerir ayuda para descansar en paz o ser atraídas por ciertas energías.

Diario versión digital

Sábado 23 de Septiembre

Edición impresa

Sábado 23 de Septiembre
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32