En el Golden Bar la música rock es inmortal y nunca baja la cortina

Con el pelo largo, chaqueta de cuero y una actitud que intimidaría hasta al rudo Clint Eastwood, los metaleros se han hecho una fama de ser los malos de la sociedad, pero como dice el viejo refrán: nunca juzgues un libro por su portada.

Es lo que le pasó al infógrafo Claudio Muga, quien hace 10 años decidió alejarse de las comunicaciones y meterse de lleno en el rubro del entretenimiento, levantando un pequeño bar en la ciudad de Rancagua, región de O’Higgins, el que con el paso del tiempo se convertiría en uno de los más grandes del país bajo la temática del rock.

“Siempre me gustó el heavy metal, un día decidí independizarme y con un socio levantamos el Golden Rock Bar. En un principio era pequeño y sólo tocábamos heavy metal, luego mi socio decidió abandonar el barco y quedé solo. Ahí decidí reinventarme y tocar no solamente heavy, sino más bien rock de todos los tiempos”, señaló Muga.

“Al principio mis vecinos, una familia un tanto religiosa y un asilo de ancianos cuidado por monjitas, pensaban que había llegado el demonio al barrio y se quejaban harto, pero con el tiempo se dieron cuenta de que sólo se trataba de un emprendimiento y que era sólo un estigma que los rockeros somos curaos y revoltosos”, agregó el comunicador vestido de negro.

Estilo de vida

El heavy metal, una de las ramas de la música rock, nació a fines de los ‘60 en Estados Unidos e Inglaterra, luego de que se fusionaran el hard rock, el blues y del rock.

Las primeras bandas en lucirse en los escenarios fueron Led Zeppelin y Deep Purple, mientras que otros dejan ese sitial sólo a Black Sabbath.

“El tema del pelo largo va mucho más allá de un look o usarlo en los headbanging (cuando se agita la cabeza al ritmo de la música), es un tema de actitud y de libertad. Cortárselo creo que va por un tema de comodidad. Yo soy de las que creen que la música va evolucionando y uno tiene la libertad de cambiar el playlist, pero hay otros más viscerales que no toleran a las nuevas bandas”, explicó a La Cuarta la locutora de radio Futuro Matilda Svensson, experta en este estilo musical.

“El rock y el metal es más aceptado en la sociedad hoy en día porque está más abierta y tolerante. Antes nos rechazaban y pensaban que éramos enfermos por escuchar este estilo de música. Hoy Iron Maiden, por ejemplo, es una de las bandas más queridas por los chilenos y junto a Metallica son unas verdaderas máquinas de hacer dinero. Pasó lo mismo con los tatuajes, que antes era mal vistos, pero hoy en día casi todos tienen alguno en su cuerpo”, indicó el presentador de radio Sonar FM Alfredo Lewin.

En tanto, Muga, al igual que otros varios emprendedores que levantaron sus negocios en torno al rock, sigue en lo que les apasiona. “Todos los fines de semana traemos bandas a tocar. Ha venido por acá CJ Ramone de The Ramones, los suecos Hetroertzen y los chilenos de Criminal”, aseguró Muga.