Hombre con mayúsculas rinde más que merecido homenaje a las mujeres



Doctor Cariño:

Quiero expresar en esta carta algo que no tiene que ver con dramas amorosos, ni con aventuras sexuales de la cintura para abajo, ni problemas de virilidad, ni romances en el trabajo, ni infidelidades.

Sólo quiero que me dé el espacio para agradecerle a mi esposa, a mi madre, a mi hija y a todas las mujeres de Chile y el mundo.

Sin ellas no somos nada y ellas sin nosotros son más, si lo miramos de alguna forma. Por eso que apoyo las marchas, voy a muerte contra los femicidios y lo único que tengo hacia el sexo opuesto es pura gratitud.

Gracias, doctor, por darme este espacio y ojalá me pesque y publique mi carta.

Hernán

Don Nano:

Sí, efectivamente, este es un consultorio sentimental con todos los ámbitos de preguntas que usted señala. Y más allá de explicarle cómo actuar en la cama y darle consejos de amor, en esta oportunidad le publico su carta y debo agregar que me sumo a su opinión.

Creo que menos mal que la mujer posee el protagonismo que debería haber tenido antes. En la actualidad tiene el sitial que corresponde.

Protagonista, audaz, trabajadora, esposa, madre, hermana, jefa, gerenta general, Presidenta de un país, taxista, futbolista. Y todo lo hacen a la vez y bien.

Esa es la mujer de hoy, la que debe ser respetada por todos y que nadie le ponga un pelo encima, porque seremos varios los que saltaremos.

Por eso, don Hernán, le agradezco sus líneas y un gran abrazo a todas ellas.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com