Indignación contra funeraria por pésimo servicio a difunta

Indignación hay entre los familiares y amigos de María Elena Rodríguez porque la empresa funeraria “Amor de Cristo”, a su juicio, le dio un trato denigrante a la difunta.

Tatiana Mora es amiga de la madre de la fallecida dueña de casa, que dejó este mundo a los 52 años víctima de un ataque cardíaco, y contó que la hora del entierro en el cementerio El Prado, de La Florida, era a las 11.00.

A las 14.30 nos dijo que “estamos mal con toda esta situación. La niña que murió era una persona gordita y la funeraria lo ha hecho todo mal. La echaron como un mueble al auto y resulta que se les rompió el cajón por debajo, y no tenían cómo sacarla y amarraron el féretro como si fuera un sofá, y no se puede sacar el cajón porque se rompió con los movimientos. Hemos reclamado a la funeraria y llegaron con un cajón que era absolutamente una burla porque era mucho más chico”.

“Cajón no se puede mover del auto”

“La primera urna la amarraron con cuerdas, ni siquiera le pusieron un pulpo, fue indigno, y a mí me da mucha pena por la mamá, porque es su hija querida, cómo es posible, el funeral era a las 11.00 (recién pudieron sepultarla a las 16.30) y está todo el mundo esperando porque el cajón no se puede mover del auto. Esperamos otro cajón grande para poder trasladarla porque no se puede sacar del auto, de lo contrario se va abrir el cajón por todos lados”, contó Tatiana.

Cuando aún no llegaba un féretro grande, una hija de la fallecida fue a poner una denuncia a Carabineros y otros familiares partieron a reclamar a la funeraria para que llevaran otro ataúd.

Antes de que llegara el repuesto le preguntamos a Tatiana su opinión sobre la funeraria.

“Son todos unos ineptos, si saben que era una persona así, tenían que mandar un cajón grande y mandaron uno normal, entonces todo ha sido insólito, en mi vida había visto un funeral así”.

– ¿Cómo están los familiares de la fallecida?

-Con mucha pena, pero ni siquiera pueden vivir su dolor porque están todos indignados esperando el cajón.

Funeraria

Desde la empresa Amor de Cristo un persona que no quiso identificarse sostuvo que la culpa fue del cementerio porque no dejó que la difunta fuera enterrada el día miércoles.

“La culpa es por la demora de la sepultación, debido al paso del tiempo la caja metálica no resistió. Yo llamé al cementerio y me dijeron que no había sido sepultada porque iban a sepultar a dos hermanos asesinados, y como era conflictivo no le dieron hora para ayer (miércoles). Esa fue la situación”.

“Hacer daño no cuesta nada con publicaciones, pero ellos no reconocen que debió ser sepultada antes”, agregó.