*

Jane Morgan, la gringa que le levantó el pelo a los sex shops chilenos

Jane Morgan, la gringa que le levantó el pelo a los sex shops chilenos

Esta oruinda de St. Louis llena de naturalidad y alegría el negocio de los juguetes para adultos.

10/02/2012 - Autor: JL Barrientos

Jane Morgan salió de su natal St. Louis, vino a estudiar español y se quedó por amor en Chile. 

Se suponía que venía por un año, pero se quedó y ya cumplió 10 años en nuestro país. 

Esta ingeniera comercial, ejerció por 5 años en una fundación, pero prefirió entregar felicidad  abriendo su exitosa tienda de juguetes eróticos Japi Jane, la que ya tiene cinco años.

Encantada con el país, se siente una chilena más.

¿Te costó trabajar en un rubro que muchas veces es mirado de reojo?

No tuve mayores problemas, eso sí que a mi papá le costó un poquito entender, pero mi familia me apoya en un 100%. La gente cree que me dedico al porno, pero no entienden el concepto de objetos de placer. Además mi cara de gringa inocente ayuda.

¿Los hombres se sienten cohibidos con tu trabajo?

Cuando les cuento lo que hago, se ríen nerviosos lanzando chistes y tallas, se ponen algo incómodos. Pero entienden.

¿Qué tranca tiene la mujer chilena?

La mujer chilena tiene un atado con su cuerpo, las flacas son las peores: que la estría, que el rollito. No disfrutan, gastan tiempo y energías en estupideces en vez de gozar.

 ¿Qué es lo que más piden las mujeres?

Cualquier producto que les haga tener más ganas y alargar la previa, quieren jugar más, ya que el hombre muchas veces no la estimula lo suficiente y va directo “dos cucharadas y a la papa” como dicen acá.

¿El mejor regalo para el día de los enamorados?

¡El huevito! un masturbador masculino que se hace en pareja, íntimamente. 

¿El pedido más extraño que te ha tocado?

 Hace muy poco me preguntaron algo así como si yo tenía un reparador o regenerador de prepucio. Era alguien que se había hecho la circuncisión.

¿La gente te agradece?

Me llegan cartas de personas a las que les ha cambiado su vida, de hecho a veces lloro. Te juro que esto me hace tan feliz, siento que es casi una labor social.

¿Los juguetes reemplazan a los hombres?

Un juguete puede hacer muchas cosas, pero no te puede amar, no reemplaza el cariño ni las cucharitas.

Diario versión digital

Martes 26 de Septiembre

Edición impresa

Martes 26 de Septiembre
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56