Jarry y la Davis: “Con el aliento de los chilenos podemos pelear la serie”

Cuando el equipo chileno de Copa Davis derrotó a Ecuador en la primera fase de la Zona I Americana supo que el próximo rival sería Argentina en calidad de visita, la misión parecía imposible. Pero gracias al buen momento de Nicolás Jarry alcanza para ilusionarse con un milagro.

Y fue el mismísimo 61° del mundo y reciente finalista del ATP de Sao Paulo, quien avisó a La Cuarta que existen posibilidades de sorprender al combinado trasandino en San Juan, aunque para eso no solo bastará lo que él y el resto de sus compañeros muestren dentro de la arcilla indoor sanjuanina, también influirá el aliento de los fanas nacionales.

El gimnasio ( Aldo Cantoni) es techado y yo creo que Argentina lo puso para ejercer mayor presión con la localía, más allá de las condiciones o la superficie. Por lo mismo espero que viajen muchos chilenos para que no sea tanta la diferencia de apoyo. Si tenemos una barra a favor vamos a sentir muy cerca el empuje, los ‘cheacheí’ y así podremos pelear la serie. De verdad queremos sentir el aliento y así poder ganar, lo que sería un sueño”, declaró el Nico, que será la primera raqueta nacional en la serie, disputando dos singles y el dobles .

Acomoda

Además, Jarry metió miedo a los trasandinos al recordar que la mejor versión de su juego se ha dado en condiciones similares a las que presentará San Juan, “porque me acomoda la superficie (arcilla indoor) y también la altura (640 metros sobre el nivel del mar)”.

Saliendo del tema de la Davis y concentrándose en el circuito donde marcha como el 16° mejor tenista del 2018, Jarry confesó que sus objetivos cambiaron luego de los buenos resultado en Río (semifinal) y Sao Paulo (final), y ahora podrá elegir mejor su calendario.

La meta era terminar dentro de los ‘Top 100’, pero jugando ATP. Ahora con el ranking que tengo (61°) ya no tendré que jugar qualy y hasta podré ir viendo que ciudad o torneo me conviene más”, cerró el “Jirafo” que vuelve al ruedo el 21 de marzo en el Master 1000 de Miami, donde fue invitado.