*

La arenga de Valdivia a Jorge Toro: “Usted está como nosotros, una máquina”

La arenga de Valdivia a Jorge Toro: “Usted está como nosotros, una máquina”

A los albos los visitó el mítico mundialista quien sufre de leucemia. El “Mago” lo trata como si fuese un auténtico padre.

29/11/2017 - Autor: Jorge Sánchez

Equipo que olvida a sus referentes, no merece ser campeón. Y eso lo saben en Colo Colo. Porque aunque más de algún ídolo no es bien visto en la Ruca por disparar contra ByN o criticar a Pablo Guede, si no pregúntenle a Marcelo Barticciotto o a Leonel Herrera, la concesionaria ayer tuvo un gesto notable con Jorge Toro.

El hombre que vistió la camiseta de Chile en el Mundial que organizamos en 1962 y dio tres vueltas olímpicas con los albos (la Copa Chile de 1958 y los torneos nacionales de 1960 y 1973), compartió el entrenamiento del primer equipo y abrazó a uno de sus regalones: Jorge Valdivia.

Encuentro emotivo, pues hay que recordar que Toro lucha contra una leucemia hace seis años y hasta el viernes pasado estuvo internado en el Hospital Sótero del Río, donde se sometió a una tercera quimioterapia para darle pelea a la maldita enfermedad.

Por lo mismo, todos los presentes en Macul se emocionaron al ver cómo este hombre de 78 años caminó tranquilamente por todas las dependencias del “David Arellano” y saludó uno a uno a los integrantes del plantel que podría conseguir la estrella 32 este domingo (debe ganarle a Curicó y esperar un empate entre Unión y Audax, y que los azules no le ganen a la U. de Concepción).

“Un verdadero perro”

No obstante, tal como le contábamos, el encuentro entre el “Mago” y don Jorge fue el punto alto de la jornada. Es que el “10” del Cacique no olvida que Toro lo acompañó en sus primeros pasos en el Popular y lo aconsejó para que se convirtiera en el talentoso volante que es hoy.

Es más, el marido de la “Carecuica” siempre se ha mostrado dispuesto a ayudar a su “maestro” en todo lo que puede y fue el único que lo invitó al “búnker” de la Roja, cuando los Bicampeones la rompían en todo el mundo y aún no quedaban fuera del Mundial de Rusia.

Por eso, cuando se encontraron, se fundieron en un gesto de cariño y el hombre de la varita lo arengó al estilo Bonini. “¿Cómo está profesor?”, le preguntó el enganche y ante la humilde respuesta del veterano, lo arengó: “Usted está bien, está como siempre: una máquina, está como nosotros, ¡máquina! Perro… ¡un verdadero perro!”.

Palabras que fueron celebradas por el portero Agustín Orión y el patrón de la sociedad anónima, Aníbal Mosa, los cuales fueron testigos privilegiados de la “cumbre” de talentosos.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Domingo 22 de Abril

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32