Buscan a ladrón con retrato hablado más ridículo de la historia

Más ordinario que terno de toalla es el retrato hablado con el que la policía de Lancaster, en Pensilvania, intenta capturar a un ladronzuelo que hizo de las suyas en el mercado central de la ciudad gringa.

El ridículo dibujo fue realizado por uno de los testigos del crimen y la policía que con él se pueda hallar al responsable, según informaron, muertos de la risa, los medios de la ciudad.

Lancaster Online detalló que el testigo también describió físicamente al ladrón como una persona “posiblemente sudamericana o asiática”, de unos 30 o 40 años, con pelo negro, y de aproximadamente un metro sesenta. O sea, estaba clarito.

Según los relatos de los presentes a la hora del delito, el sujeto se hizo pasar por un vendedor de feria e ingresó al lugar donde se guardaba el dinero. Luego se hizo el tonto y huyó caminando del lugar.

La policía de Lancaster, además de liberar el pésimo dibujo, pidió a la población proveerlos de cualquier pista del sospechoso o de imagen que alguien hubiera tomado en el lugar de los hechos.

El retrato provocó risas y burlas en redes sociales, donde la policía de Lancaster decidió retirar la publicación original.

Identikit

El mono gringo recuerda un curioso caso en Bolivia, en 2009, cuando el identikit de un sanguinario criminal elaborado por la policía y divulgado en un noticiero ocasionó gran asombro, como, a la vez, risotadas en quienes la vieron.

Medios internacionales calificaron al retrato como el peor de la historia y lo compararon con el dibujo de un niño.

El fin de la publicación de la curiosa imagen era que las personas ayudaran a ubicar a un boliviano, acusado del crimen de un taxista, a quien le propinó unas once puñaladas.

Aunque parezca increíble, el singular retrato logró su objetivo: el criminal boliviano fue atrapado.