Le arrendó depa con palmeras a piba y ahora está hasta las esferas



Doctor:

Con mi señora juntamos lucas y nos compramos un depa en la playa en un edificio que tiene piscina, laguna y hasta palmeras.

Se parece tanto a Miami, que uno podría hasta toparse con el chanta de Jadue.

Este verano lo arrendamos y llegó una pareja de argentinos. A mí me tocó ir a pasarles las llaves y fue calentura a primera vista.

El boludo tenía cara de pavo y ella era un flaca rubia, preciosa y potente.

El cambio de luces fue automático y caché al toque que hubo onda.

Un día le escribí que si estaba todo ok y la piba me respondió que tenían un drama con el gas. Rajé a arreglárselo y cuando llegué ella estaba sola y nos devoramos.

Fue soñado y le puedo decir que yo fui su “mate” humano, porque no me soltó la bombilla en media hora.

Pero ahora tengo el diablo adentro y me quiero separar. ¿Me arriesgo?

Marito

Querido Señor Barriga:

Desde la época del Chavo que no me topaba con un cobrador hambriento como usted, que quizás no tiene la guata del Señor Barriga, pero me tinca que igual está hinchado de insatisfacción.

Lo más penoso de tipos de su calaña es que le martillean la nuca y la billetera a mujeres, que sin duda debe ser una santa en su caso.

Porque me imagino que jamás pensó que cuando asaba a la argentina en la parrilla también estaba dando vuelta y vuelta a su mujer, que le pagó con sus ahorros la infidelidad.

Huelo que no lo pillaron dándole fernet en la boca a la piba, porque más encima los canallas de su especie tienen suerte, pero en la vida todo se paga y confío en que su señora también encuentre una palmera de donde colgarse para que sepa lo que se siente estar hasta los coquimbanos.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com