Mandó de vacaciones al marido con una prima y teme feroz gorreo estival



Doctor: 

No tengo tiempo para el amor, paso súper ocupada, porque gano plata a montones y debo pagar una casota en la ciudad, una parcela, un departamento en la playa, dos camionetas grandes y ayudar a mis familiares.

Tanta pega tengo, que se me pasaron las vacaciones. Y en medio de todo esto, sospecho que mi marido me está engañando hace rato con una prima.

¿Sabe por qué? Porque lo mandé a él y mis hijos a la playa, acompañados de mi primita para que los cuidara y a la semana puso en redes sociales que había hallado el amor donde menos lo esperaba.

La muy fresca no ha publicado foto del galán y mi marido cada vez que habla conmigo responde cortito, como ansioso. No entiendo por qué me pasa esto, si lo doy todo por mi familia.

¿Qué puedo hacer?

Sonia

Doña Sonia:

Ojalá que lo suyo sólo sean soschechas de que le están quemando el espinazo, porque ha hecho todo lo posible para que le pongan los cuernos y poco menos que hagan una pista de zapateo en su nuquita.

De seguro que con tanta pega dejó de lado al marido, no le hizo a la conversación, a tomarse un traguito juntos y a bailar pegados, que es bailar, como dice la vieja canción de Sergio Dalma.

¿Tanta plata y cosa para qué, mi perrita? ¿Para no vacacionar, para darle en bandeja el esposo a una depredadora en celo?

Cada quien sabe dónde se aprieta el zapato, pero es vital que converse con el marido y le tire de una sus sospechas, pero mirándolo a los ojos.

Si pasa la prueba de la vista, relájese, hágale cariño y póngase al día con las tareas.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com