Marido se declara “enfermo” de infiel y arriesga pasaje sólo de ida al cielo



Doctor:

Sé que más que un consejo, merezco un combo en la jeta. Pero bueno, es mi enfermedad y tal vez su palabra sabia me puede ayudar. Soy adicto al sexo, y no me lleno con nada. Tengo un feliz matrimonio, con un niñito de 6 años, que es mi vida. Pero aunque no me falta nada en mi vida, siempre ando pensando en zapatear en otras fondas.

Digamos que me creo Tiger Woods, tapando el hoyo que se me cruce. Pero la última aventura me está saliendo muy cara, porque pequé con una apoderada del curso de mi campeón, que no entendió que lo nuestro era sólo echarle carne para adentro y se me volvió loca, porque publicó las conversaciones grado 5 que teníamos y donde le mandé hasta fotos de la vuvuzela.

Los pantallazos los mandó al chat del curso y quedó la reverenda “sorround”. Mi señora, obviamente, me cortó y el marido de la pecadora me anda buscando para sacarme la cresta. No sé qué hacer. Cómo arreglo el pastel.

Jonás

Mi futuro fiambre:

Por cartas como la suya se me avinagran los días, pajarraco. Y, para peor, justo leí su canalla confesión empezando marzo, como para partir enchuchado el mes más repudiable del año. Mire, se la voy a hacer corta porque usted es un buche de exportación, que merece entrar al club de mequetrefes tan despreciables como el pelao Jadue.

Tiene razón en que merece mucho más que un combo en esa boca que ocupa para engañar a su esposa. Yo le daría un festival de patás en el poto, porque con la chiva de que “es enfermo de caliente” el perla cree que puede justificar andar pasándole el chuzo a cualquier campesina.

No, señor. No vaya al doctor, porque lo suyo es simplemente un cachetonismo severo, porque se convenció que es como un gurú enviado desde el cielo que está llamado a ser el estilista de todas las evas, ya sean chasconas o peinadas al medio. Si sigue así, no sólo va a perder a su mujer, si es que ya no lo hizo, sino que también se topará con un marido que lo mandará al otro mundo. Y con justa razón.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com