*

Así fue el negro día de Pablo Vargas tras altercado en motel

Así fue el negro día de Pablo Vargas tras altercado en motel

Según dueña de la mansión, el bailarín provocó daños por manejar cufifo; él asegura que nunca condujó... tras el control de detención, quedó libre.

15/07/2017 - Autor: Andro Vukovic

Pablo Vargas fue detenido y pasado a control de detención tras un confuso incidente en el motel La Mansión, de Recoleta. El ex bailarín de “Rojo”, según el informe de carabineros, se encontraba bajo los efectos del alcohol y no quiso realizarse el alcotest.

De acuerdo a la denuncia de la dueña del lovestop, Vargas salió medio cufifo del lugar, por esta causa perdió el control del vehículo que manejaba e impactó una de las barreras de contención del lugar. Fue ahí que de la administración del recinto llamaron a Carabineros.

La llegada de la policía en lugar de calmar al bailarín, lo enxuxó más. Tanto así que se resistió al arresto y comenzó a gritar a la prensa: “En Chile no hay justicia, ni te preguntan, te detienen, te golpean y te patean”.

Y ahí no acabó su alegato, aseguró que había llegado a “pasar la caña” y no sabe por qué apareció carabineros con la dueña del motel “acusando que había hecho algún daño y perjuicio. Que lo pruebe. Jamás. Yo pagué”.

Pablo Vargas fue detenido y trasladado hasta la Sexta Comisaría de Recoleta. Sin embargo, siguió con su pataleta y salió gritando exigiendo justicia y acusando golpes de carabineros cuando fue trasladado hasta el Centro de Justicia.

En ese lugar, a eso de las 17.30, recién comenzó el control de detención en la sala 903, en dónde nuevamente se enfrentaron las dos versiones.

Por una parte, que la dueña del motel le habría a pedido a Pablo que no manejara el toco por su estado; y otra, en que él niega haberse siquiera subido al vehículo que sólo se encontraba dentro del lugar.

En el control, la dueña de La Mansión valoró los daños de la mansaca que habría dejado el bailarín en los estacionamientos en un millón 800 mil pesos.

Durante la audiencia, Vargas acusó lesiones en el tórax, una serie de rasmillones y erosiones debido a la supuestas agresiones físicas y verbales que habría recibido por parte de Carabineros.

Se decretó un plazo de 45 días de investigación para aclarar el incidente y suspensión de la licencia de conducir del acusado, quien quedó en libertad.

Sin embargo a Pablo se le viene pelúa la cosa, ya que en el control se determinó que tiene otra causa pendiente.

Otra causa

 La otra causa pendiente también es por manejo en estado de ebriedad. Data del mes de enero, en la comuna de Puchuncaví, en la Región de Valparaíso, en la cual prontamente tendrá que dar cara.

Con el incidente de ayer, Pablo sumó su tercera manchita en sus antecedentes, lo que lo complicaría pa’ zafar por irreprochable conducta anterior.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Viernes 24 de Noviembre

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56
?>