*

Netflix y aparatos tecnológicos están matando el sexo en pareja

Netflix y aparatos tecnológicos están matando el sexo en pareja

Según estudio londinense, en 2030 los enamorados no tendrán más sexo por culpa de Netflix y los aparatos tecnológicos.

06/02/2018 - Autor: Alexis Torres

Si por estos días los encuentros sexuales cada vez son más escasos en su hogar y casi debe sacar hora para disfrutar íntimamente con su pareja, afírmese, porque el panorama a futuro será mucho más deprimente.

Un estudio realizado por David Spiegelhalter, experto en estadísticas de la Universidad de Cambridge, aseguró que las parejas no tendrán más sexo en el 2030, por dos factores: los tórtolos prefieren acostarse a ver series o películas en Netflix y el obsesivo apego a la tecnología, a la que día a día los seres humanos están sometidos.

“La televisión y las series le están quitando momentos de intimidad a las parejas, inclusive así estén compartiendo el mismo programa o serie, el deseo sexual disminuye, porque la mente esta concentrada en otra cosa”, explica el experto que realizó la investigación.

El sondeo también reveló que en los últimos años, el 40% de los ingleses, entre los 16 y los 64 años, ha dejado de tener relaciones tupido y parejo por culpa del estrés, la falta de comunicación, pensar más en las obligaciones con los hijos y el trabajo o el estudio, según sea el caso.

sexo

La realidad chilena

Para Mauricio Salas Sironvalle, sexólogo y urólogo, la suerte de las parejas chilenas no es tan diferente a la que viven los británicos.

“Estamos cada vez más cansados, presos del trabajo, llegamos a la casa y lo único que queremos es acostarnos, ver tele y descansar. Hay un desplazamiento de la funcionalidad hacia algo con menos intensidad física. Uno se está siendo cada vez más individualista, le hacemos el quite a tener relaciones de pareja”, argumenta el especialista de la web UrologiaySexologia.cl.

– ¿Se puede comparar el placer de una relación sexual a lo que entrega una película o serie de tevé?

-En lo absoluto. La parte sexual tiene varias dimensiones. Cuando joven, uno empieza con la parte física, el placer propiamente tal. Luego se pasa a emociones y después los sentimientos con el otro. Todo esto es mucho más profundo que sólo ver una película o serie. Es muy diferente el nivel de disfrute de ver Netflix, que tener relaciones sexuales.

– O sea, el estudio no está tan alejado de la realidad.

-Es muy difícil dejar a un lado los encuentros sexuales, por lo menos hasta una avanzada edad. Lamentablemente estamos en una sociedad líquida, donde nada vale, todo es banal. Todo esto hace que seamos individualistas, egocentristas extremos, mayormente lo que importa hoy en día es ganar dinero, trabajar más horas para llenarse de cosas materiales, más que ser alguien que disfrute con el otro.

– La edad y los carretes también pasan la cuenta, alejando a las parejas cada vez más en la cama.

-Cuando no nos cuidamos, aparecen los problemas físicos, el sobrepeso por culpa del alcohol, la comida, el cigarrillo, súmale también los medicamentos, etcétera. Uno no abandona la sexualidad, la sexualidad lo abandona a uno.

wifi-en-vez-de-sexo

La clave está en la creatividad

Para volver a encender la pasión perdida, los estudiosos en el tema aconsejan que la mejor solución es dejar de lado los aparatos tecnológicos y enchufarse en cuerpo y alma, y así, salir de la rutina y, lo más importante, “volver a amar, una vez más”, como reza la canción del cantante mexicano Cristián Castro.

La directora del Centro Miintimidad, Odette Freundlich, entrega sugerencias para mejorar este aspecto.

“Hay que informarse y derribar mitos, buscar momentos de privacidad con la pareja, planificar los encuentros íntimos, tener gestos cariñosos desde el inicio del día, preparar el ambiente y buscar el momento adecuado, planificar citas románticas, mejorar la comunicación, atreverse a contarle a la pareja qué te gusta y qué no, llegar a acuerdos en cuanto a la frecuencia sexual, trabajar el deseo sexual, pues este no llega espontáneamente”, aclara la kinesióloga especialista en sexualidad.

Según la consejera, otra cosa que los enamorados no deben dejar pasar, es “mejorar la creatividad y abrirse a explorar nuevas experiencias, no centrarse sólo en el coito, darse tiempo para el juego previo, y atreverse a consultar un especialista en sexualidad”.

¿Será?

“Netflix es adictivo, desde que me suscribí, ni he pensado en tener polola. Además que de seguro ni siquiera le gustarían las cosas que yo veo, jajajá”. El testimonio es de Iván Suazo, veterinario que cifró todas sus esperanzas en Netflix.

“Algunos lo toman como una locura, pero si te fijas, ahí está todo. Los que no tenemos tiempo somos incapaces de lidiar con una relación de pareja. Yo soy más a la antigua, no me gusta el sexo por sexo, por eso creo que la falta de espacios para conocer gente y el agotamiento que deja la pega al final del día, hace que uno opte por caminos más solitarios y fáciles”, cerró sobre su presente, donde sólo debe dar explicaciones a Netflix sobre sus actos.

Sexo en pareja

(*) “El sexo a segundo plano”

La vida antes de Netflix era bastante aburrida. Cuando la TV decidía cortar sus transmisiones, no había mucho que hacer.

Sin embargo, hoy la tecnología me permite estar conectado a lo que me entretiene a toda hora. Esa oferta 24/7 es demasiado atractiva, por lo que el sexo pasa a segundo plano.

Hoy está de moda ver maratones de series. Esto despierta un deseo adictivo por ver lo que pasará en el próximo capítulo. El sexo queda simplemente de lado. Estamos adportas a la época donde la tecnología podría inhibir uno de los placeres más practicados de la historia: el sexo.

Me cuesta creer que esto suceda, pero si uno se pone a pensar, en más de una oportunidad he preferido una buena serie de Netflix antes que disfrutar con su mujer, o viceversa.

Esto es porque las opciones placenteras aumentan dentro del hogar. Netflix, Instagram, Youtube son sólo algunas.

El poco tiempo que nos deja el trabajo, sumado a la entretención que nos aporta ver un nuevo capítulo de nuestra serie, son grandes distractores para el sexo.

Hay una mezcla de estrés post trabajo que inhibe el deseo sexual. El sexo pareciera requerir algo de esfuerzo, ya que no es un acto automatizado. Por ello, privilegiamos la tecnología. La aventura de disfrutar de todo estando en un living sentado. Así es la nueva oferta que impulsa la televisión pagada y, obviamente, el gigante de streaming “Netflix”.

Quien pensaría que lo que antes sonaba como castigo (quedarse encerrado en un dormitorio), hoy se posiciona como la máxima entretención.

Según las cifras globales del gigante de streaming, más de 8,4 millones de miembros han elegido maratonear (ver temporadas completas de una tirada) alguna vez en su vida. Esto, obviamente, acelera lo ya proyectado por un estudio que asegura que en el 2030 Netflix acabará con el sexo.

(*) Felipe Cárdenas, presentador de SLBtech.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Miercoles 20 de Junio

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32