Padre no sabe cómo parar las maratones sexuales de hijo excelente para el catre



Doctor: 

Mi hijo de 21 años me tiene asustado, de verdad asustado. Trabaja, se paga sus estudios, es súper responsable en la casa, la pega, nos ama mucho a todos en la familia, se pone con los gastos, ayuda, en suma, es un siete. Pero nada es perfecto, ¿no?

Es un canalla fuera del hogar, ya que tiene al menos cuatro pololas y el muy promiscuo se acuesta con dos de ellas al mismo tiempo. Yo sé que las cosas han cambiado y que ahora el sexo es más libre que en mi época, pero este niño me asusta, porque en cualquier momento me hace abuelo y después hay que poner la cara ante la familia de alguna de las niñas.

Estoy que le paro el carro junto a mi mujer, pero es tan re buena persona, que cuando se lo vamos a decir, se nos pasa.

Sebastián

Don Seba:

Esto de la promiscuidad no es cosa de los tiempos que corren, se lo aclaro altiro. Es desde que Roma es Roma y sin ir más lejos en la historia, están los hippies, que para decir hola y adiós se empelotaban y vamos galopando con el amor libre.

Pero lo entiendo y pese a que el cabro sea un hijo modelo, fuera de las cuatro paredes del hogar es un tigre con así la mansa cola, dispuesto a saltar sobre las presas que anhelan y hasta exigen ser cazadas, y que terminan hasta comiéndose al depredador. Pero, dejemos la zoología afuera y vamos al grano.

Hable con él, porque eso de que los hagan abuelo no es nada, ya que la cara la deberá poner él, esa no es pega de ustedes. Hable y dígale que si sigue en ese tren, no sólo habría guagua, sino que hasta combos de parte de las familias de las amigas y, quién sabe, puede que hasta se gane una enfermedad venérea si es que no usa condones.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com