Los números de Martín Palermo que ilusionan a hinchas hispanos

Quizás los campeonatos que se ganaron como jugador no tengan nada que ver con lo que uno pueda ganar como técnico. Pero estar entre los cinco jugadores que más títulos han ganado en la historia de un gigante como Boca Juniors, es algo que puede dar un plus a la hora de tomar decisiones a la hora de definir un torneo.

Y en ese saco entra el entrenador de Unión Española, Martín Palermo, quien es uno de los máximos ídolos xeneizes por la cantidad de vueltas olímpicas que ha dado: 13 en total.

Además, no son copas de cartón, porque todas tienen mucha importancia. A los seis torneos locales que ganó con Boca (además hay que sumarle un título de la “B” con Estudiantes), tiene a su haber una Copa Intercontinental. Dos Copas Libertadores, dos Copas Sudamericanas y dos Recopas Sudamericanas. Como para abrir un diccionario y revisar la palabra humildad, para que no se vayan los humos a la cabeza.

Claro que como es muy centrado. No se marea por estar cerca de un objetivo que está buscando desde hace un año y medio. Cuando decidió llegar al Santa Laura para llevar a Unión Española a los lugares de avanzada.

“Vamos a buscar hasta el último. El apoyo de la gente que nos acompañará será importante. Queremos darle un triunfo”, contó el estratega, quien en el peor de los casos espera tener el premio de consuelo, ya que con el empate participará por el repechaje para ir a Copa Libertadores ante la U. de Conce, logro que alcanzaría por segundo año seguido pues este año jugó ante Cerro y The Strongest en la fase de llaves.

Mínima esperanza de Palermo

En todo caso, el sueño de ser campeón sigue latente en el Titán. “Aún queda una mínima esperanza de llegar a lograr el título. Obviamente no dependiendo de nosotros”, es lo que pasa por la cabeza de Palermo. Aunque tiene que prenderle velas a Huachipato. En todo caso, aleona a sus jugadores y su gente de que los brazos no deben bajarse nunca.

Y eso no lo hace por demagogia. El 2006, estando en Boca, a falta de dos partidos le llevaba cuatro unidades de ventaja a Estudiantes en la punta. Nunca imaginó que los bosteros iban a perder ese par de encuentros que quedaban. Que el Pincharrata sacaría cuatro unidades y todo terminaría en un partido de definición, donde los de La Plata vencieron 2-1 en la final. Sabe que los milagros existen en el fútbol.