Día de la piscola: vida y obra del combinado nacional

Dicen que está a la altura de la marraqueta o de los porotos. Que no hay chileno que no la haya probado, aunque sea un piquito por error. Los colorientos aseguran que es una institución y los más irrespetuosos teorizan que debería ir en el emblema patrio por el cóndor o el huemul… ¿Le suena la palabra piscola?

Le han dedicado canciones, odas y ha acompañado a tanto enamorado con el corazón roto. Hoy, el famoso combinado nacional celebra su día en el país (desde el 2003 que lo hace) y no hay local que evite la oportunidad de reverdecer las populares “promos” (cabezonas o suaves, dependiendo de la generosidad del dueño del pub/restaurant y del nivel de tolerancia del contetulio).

Creada en los años 40 por un “ocioso” que aburrido de los pichunchos (vermouth, pisco y limón) se decidió a hacer la bendita combinación, la piscola sigue cultivando su fama. ¡Si hasta la RAE la tiene en su diccionario! Y dice así: f. Chile. Bebida hecha con pisco y un refresco gaseoso.

Sin embargo, su mayor consumo se “empinó” en los 70, cuando por la crisis económica se empezó a tomar bastante menos ron y whisky, “posom”.

Y esta preferencia va también de la mano con otro dato: el chileno es uno de los mayores consumidores de bebidas cola en el mundo. Así que 2+2…

Si bien el consumo de los destilados, entre ellos el pisco, ha bajado desde el 2010, la industria se mantiene con el pulso siempre firme por el hecho de que, hoy en día, se hace “salud” con esta bebida espirituosa en una versión de mejor calidad (sobre los 10 mil pesos).

O sea, el paladar del chileno se puso más fino, y ya es raro escuchar críticas tan absurdas como… “¡¿Y vas a combinar ese pisco tan caro con bebida?!”.

CONSUMO INTERNO DE PISCOLA

Para que vaya sabiendo, el 97% de la producción de pisco en Chile (40 millones de litros anuales) se consume de manera interna, muy distinto al mercado peruano, donde cerca del 80% es exportado, según datos de Pisco Chile que entregó Mal Paso.

Terminada esta vida y obra de la piscola, les recomendamos lo siguiente: deje el auto en la casa y haga “salud, hasta el dedo chico”.