*

Por agilado perdió feo con el ”Indio Pícaro”

Por agilado perdió feo con el ”Indio Pícaro”

10/04/2016 - Autor: Dr. Cariño

Doctor:

Hace dos meses andaba con mi amigo “El Indio Pícaro” por un barrio bohemio de la capital, buscando unas cabras para bailar, tomarnos algo, matar la soledad y también el ave gallinácea. Estábamos dando vueltas hasta que nos terceamos con dos tremendos especímenes que andaban en buena y con ganas de pasarlo porcino. 

Nos presentamos: yo, “El Flaco”; y él, el indígena picarón. Se mataron de la risa y eso fue buena señal. Mi compadre se ilusionó, porque tiene menos brillo que un gamulán y nunca agarra mina. Cumplimos con todo: tomamos, comimos, nos reímos, bailamos, la más linda de las muñecas me halló tierno y nos juramos amor eterno. 

Al salir de un local me fui al guáter y se me desaparecieron las dos cabras y “El Indio Pícaro”. Los busqué por todos lados, nada; lo llamé al celu, naca, por último me puse a gritar como loco: “¡¡¡Indio Pícaroooo!!!”.  Y un curao afirmado en una muralla me soltó algo: “Amigo, pa’ qué grita tanto, si el “Indio Pícaro” alcanza pa’ dos o más, hace poco vi a uno extra grande despachándose a dos minas en un auto. Apúrese, si quiere un pedacito”. Busqué como orate a mi Dulcinea hasta que hallé un auto con los vidrios empañados, abrí una puerta de un tirón y ahí estaba el maldito, con el par de diosas dele que suene, y una de ellas era mi cabra. 

Ella me dijo que aún había onda conmigo, pero que le picó la curiosidad de por qué llamaban “Indio Pícaro” a mi amigo y que no pasó nada, que todo fue por encima nomás y que yo era su alma gemela. Obvio que corté a mi compadre, pero igual ando con ganas de llamar a la cabra linda. 

¿La llamo?   

EL FLACO

Don Cofla:

Su idiota, ¿acaso no sabía por qué le decían así a su compadre? 

Es como si saliera a jaranear con mi amigo Lucky Buzzio y nos presentamos ante un par de milongas: yo soy el Doc y mi amigo “El Pichulotote”. 

Obvio que voy a perder, primero por la curiosidad y después por razones así de este porte de obvias. Debió haberlo presentado como “El Piola”, “El Indio”, cualquier apodo. 

Pero no, el muy agilado lo puso en un pedestal y con eso metió la duda, sembró la curiosidad y las cabras achispadas quisieron conocer al “Indio Pícaro”, que al parecer no sólo luce su atributo, sino que a lo tonto y tonto se luce como un tremendo espadachín. 

No se agile, amiguito, no llame a la cabra esa, a lo mejor no tiene el celu de su amigo y quiere llegar a él a través suyo.

Diario versión digital

Domingo 17 de Junio

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32