Proyecto de infiel le pide consejos al doctor para saber cómo pecar



Doctor Cariño:

Tengo 53 años, de los cuales 30 llevo casado con una regia mujer, que me dio tres hijos y que me ha ayudado en todo, ha estado conmigo en las duras y en las maduras.

He sido feliz, no lo dudo, pero lo  sería más aún si me atreviera a dar el salto y tener un encuentro sexual con mi cuñada, que está muy buena y siempre me ha insinuado que quiere tener algo íntimo conmigo.

¿En qué topo? En que se han  dado pocas oportunidades y cuando estamos listos, me viene el ataque de moral y tiro para la cola.

Tenemos planificado para fin de mes un encuentro de todo vale con mi cuñada, estoy decidido, pero tengo miedo de que me venga un arrebato y al final todo quede en nada, como muchas veces.

¿Qué puedo hacer?

ALBERTO

Betito:

Usted es terrible de fresco de gluteos, en serio, aparte de ser un traidor y cínico de miércale, porque me escribe ensalzando a su mujer de toda la vida, pero al tiro me confiesa que le tiene una ganas terribles de hincarle el colmillo a su cuñadita.

Y como ya me encarajiné, también le doy un sablazo a ella: es muy fresca la señora, que imagino debe ser casada y quiere graduarse de nuquera. ¡Qué triste show dan!

Y para remate es un cobarde, porque cuando quiere atinar con la casquivana, se echa para atrás. Siempre he estado por la familia, pero en su caso es mejor que deje tranquila a su mujer, porque en una de esas va a agarrar valor y se encamotará con la hermana del año.

Sea franco, cuéntele la verdad a su compañera de treinta años y vire de su vida, por el bien de ella.

Usted es una manzana podrida.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com