Averigua en qué consiste el proyecto de la”Ley Orgasmo”

A muchas personas les resulta difícil acceder a una terapia sicológica en materia sexual, para gritar un “¡Viva Chile!” a todo pulmón, ya sea de forma individual o en pareja debido a su alto costo.

De acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Chile, el 70% de las mujeres no tienen actividad sexual después de los 40 años a pesar de estar en pareja. Las razones son variadas, pero dos patologías asoman como las responsables: la disfunción masculina y la anorgasmia.

Al no poder tocar el cielo con las manos, muchos se sienten frustrados y viven con estrés, a diferencia de aquellos que descorchan una botella de champaña tras practicar hasta los créditos del Kamasutra.

Estos últimos suertudos, además, por tener una relación plena una o dos veces a la semana, mejoran su sistema inmunológico.

VER LA LUZ

Natalia Castillo, candidata de Revolución Democrática (RD), recogió el guante de insatisfacción que hay entre los chilenos y, de llegar a convertirse en diputada por el distrito 10, propondrá la “Ley Orgasmo”. La que consiste en incorporar terapias sicológicas en materia sexual en los Centros de Salud Familiar (Cesfam) y consultorios para darles cobertura.

“Las personas que ganan más dinero pueden acceder a terapias sicológicas sexuales en el sistema de salud privado. Pero el gran porcentaje de la población no tiene cómo hacerlo. Nosotros queremos que sea parte de la atención de salud primaria para que todos lleguemos a niveles de satisfacción y salud sexual óptimos, porque eso tiene efectos en nuestro día a día, en la calidad de nuestras relaciones de pareja e incluso en nuestra expectativa de vida”, aseguró la candidata.

Señala además que la casi inexistencia de la terapia de pareja con un enfoque sexual en el sistema público, se ve reforzada por la ausencia de educación sobre el tema.

Agrega que actualmente sólo existen programas de educación sexual en espacios locales, muy específicos, como algunos de terapia sexual para adultos mayores.

“La mayoría de los programas de educación sexual impulsados desde el Estado están destinados a sectores de la población en edad fértil y sólo se remiten a temas reproductivos (como prevenir el embarazo con el uso de métodos anticonceptivos). Proponemos que haya una política de Estado enfocada a los sectores de la población que necesitan resolver sus problemas desde un punto de vista de salud, sin mitos ni caricaturas”, cerró.