Quiere que su mujer deje de trabajar porque a él le ofrecieron volver a laborar



Doctor:

Tengo dos hijos con mi señora e iba todo muy bien, hasta que me quedé sin trabajo.

Al principio no me preocupé, porque me tengo fe y empecé a ocupar lo de la indemnización, hasta que empezó a acabarse.

Ahí mi esposa volvió a trabajar. Como yo no encontraba, ella retomó la pega que tenía antes de que nos casáramos.

Claro, ella la había dejado para cuidar a los niños.

El tema es que me volvieron a aceptar en un trabajo y dije que bueno al tiro y parto la próxima semana.

El problema es que ella no quiere renunciar al suyo y me dice que es injusto y que, además, así y todo gana el doble que yo.

No quiero quedarme en la casa haciendo las labores que a ella le corresponden. Es injusto.

Además, yo creo que el jefe de ella anda detrás de mi esposa y no quiero que me vaya a engañar. ¿Qué hago?

Además, en el trabajo debuto ahora y no tengo quién cuide a mis hijos. ¡Ayuda!

FEÑA

Don Fernando:

Se está ahogando en un vaso con agua.

Y hay varias cosas que demuestran que su pensamiento anda bastante mal.

Primero, usted es claramente machista y, segundo, no sabe sumar ni 2+2.

En estos tiempos, por si no se dio cuenta, el derecho de las mujeres está en evidencia.

Si es él o ella el que tiene que planchar la ropa, da lo mismo, aunque, claro, a usted lo criaron con esa mentira de que el hombre es superior y el único proveedor.

En cuanto a la economía, si alguien debe trabajar es ella, considerando que su esposa tiene un compromiso adquirido antes que usted y, además, gana el doble.

Cómo puede pretender que ella renuncie, además argumentando sus celos infundados.

Córtela, oiga. Si quiere volver a trabajar, busque otras opciones, como que alguien ayude a cuidarlos o contrate a alguien de suma confianza. ¡Suerte!

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com