Los misteriosos rituales con niños que hacía el supuesto brujo de Licantén

José Navarro Labbé (31), principal sospechoso del presunto secuestro de la pequeña Emmelyn en la comuna de Licantén, es intensamente buscado por la policía. El hombre apodado “el brujo”, y que cumplió una larga condena en la cárcel de Curicó, es reconocido en la zona por su vínculo con las leyendas urbanas.

LEE TAMBIÉN: Buscan por sus tatuajes a sospechoso de secuestrar a Emmelyn

Según informó La Tercera, Carabineros elaboró un perfil psicológico de Navarro. En éste, se específica que el sujeto “presenta habilidades intelectuales que le permiten desenvolverse con facilidad, sin embargo, en el aspecto emocional, evidencia características narcisistas, refiere cualidades místicas, logrando persuadir a otros”.

LEE TAMBIÉN: Farkas ofrece millonaria recompensa a quien encuentre a Emmelyn

Respecto al delito de abuso sexual, que lo tuvo tras la rejas durante cinco años y un día, José “no reconoce su culpabilidad ni el daño causado. Denotando incapacidad para comprender las emociones en otros, siendo su única prioridad satisfacer sus propias necesidades sin importar el costo que tenga conseguir lo anhelado”.

JOSÉ “EL BRUJO” NAVARRO

De acuerdo al relato que distintos menores de edad le hicieron a la policía, Navarro invitaba a niños de entre 10 y 14 años a participar de misteriosos rituales. Tras dirigirse a unos santuarios, los pequeños debían sumergirse en el agua y quemar incienso.

LEE TAMBIÉN: Fiscal del Maule afirmó que Emmelyn sufrió abusos sexuales de familiar

“Él les dice que tiene fuerzas magníficas, que es muy inteligente, que tiene poderes, que puede conseguir cualquier cosa; entonces, las personas con su precariedad intelectual lo ven a él como un ser superior y le creen”, explicaron los peritos al matutino.