*

Ruth Olate ahora lucha contra el cáncer de mamas y huesos

Ruth Olate ahora lucha contra el cáncer de mamas y huesos

La presidenta del sindicato de trabajadoras de casa particular se aferra a la vida: su enfermedad fue diagnosticada en grado 4.

12/01/2018 - Autor: Sebastián Foncea

El papá de Ruth Olate Moreno murió en Santa Juana, al sur de Concepción, cuando ella tenía seis años, y como su mamá no podía mantener a siete hijos, la niña a los 12 se empleó como trabajadora de casa particular, dejando atrás su sueño de ser profesora.

Su oficio luego la trajo a Santiago, en donde se convirtió en la presidenta del sindicato que las agrupa.

Desde 2008 la mujer de 58 años está a la cabeza de su gremio que ha conseguido grandes logros bajo su dirección.

“El que más me enorgullece es la jornada laboral, que es un cambio social y cultural que nosotros logramos. Las trabajadoras puertas afuera: 45 horas semanales y las puertas adentro: de lunes a viernes y los feriados, una gran conquista”, dijo.

Su rol la llevó a codearse con altas autoridades y la Presidenta la designó a principios del año pasado en el Consejo Ciudadano de Observadores del proceso constituyente, uno de sus mayores reconocimientos. Pero no pudo participar como le habría gustado, ya que se le ramificó un cáncer que le habían detectado en una mamá el 2016.

Cáncer grado 4

“Tengo un cáncer grado 4 que es rebelde, así que tengo que cuidarme hasta que los médicos me digan hasta aquí llegamos, o desapareció el cáncer. No ando muy bien porque el jueves pasado recién terminé con la quimio número doce, y estoy con drogas, una para detener el cáncer y otra para reforzar los huesitos, porque yo tengo cáncer óseo, tengo un tumor en la cabeza, otro en la espalda y otro atrás del nervio auditivo”, contó.

Ruth ya no trabaja y sólo se dedica al sindicato, por eso se atiende como indigente en el Hospital San Borja gracias al plan AUGE y acusó que no le recetaron a tiempo una droga destinada a evitar la ramificación de su mal.

También criticó la actitud de algunos de sus tratantes. “Los médicos te revisan, pero no le preguntan al paciente cómo se siente, cómo está y eso me pasó reiteradamente, yo iba y el doctor a veces ni saludaba y nunca levantaba la vista para ver cómo estaba. Nos ven como un papel que hay que atender y pasan al computador y hacen la ficha, por eso hicimos un reclamo en el Ministerio de Salud y ahora al menos el médico levanta la cabeza y saluda, pero antes fui más de un año y el médico no me miraba”, recordó.

ruth-olate-700-525

“La salud es un derecho y en la dirección de los hospitales deben poner personas competentes que quieran trabajar para la población y no sólo tener un puesto, gente con vocación, porque los mismos médicos de los hospitales atienden bien en las clínicas”, agregó.

Como los gastos de Ruth son varios, su cercanos le han realizado tres beneficios. “Cuando recién caí me hicieron una ayuda del sindicato y la segunda vez fue mi familia y mucha gente que me conoce del Gobierno, políticos, de la CUT… y después no quise que me hiceran algo más para no molestar y una amiga con otras compañeras me hicieron una cuenta rut”, dijo.

El momento más complejo de su enfermedad lo vivió cuando supo que había recaído. “Esta segunda vez yo tuve un desapego a la vida, porque no quería seguir, sólo me quedé en el hospital para no perder el AUGE, si tenía tantas cosas que hacer por nuestras compañeras y la enfermedad me limita demasiado, la radioterapia, la quimioterapia agota, cansa, te tira a la cama y me cuesta salir a las actividades y necesito plata, porque me canso en dos cuadras y debo pagar un taxi”.

“No me arrepiento”

– ¿Superó el desapego a la vida?

-Sí, con medicamentos paliativos y la sicóloga, eso me ha ayudado a estar emocionalmente más estable.

– ¿Cuál es su pronóstico?

-El cáncer hay que verlo día a día, cada vez que termine con una droga voy a examen para evaluar, en febrero iré y sabré como van las drogas.

– ¿Por qué nunca se casó ni tuvo hijos?

-Por razones personales. No me casé nunca porque dije: ‘No quiero un hombre que me salga curao, que me salga flojo, que me vaya a maltratar…’, y no tuve hijos porque dije: ‘Jamás voy a traer uno porque la sociedad está muy difícil para traer niños’, y no me arrepiento.

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Lunes 22 de Enero
La Cuarta

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48
Página 49
Página 50
Página 51
Página 52
Página 53
Página 54
Página 55
Página 56