Se vengó de marido infiel con todos sus amigotes

Doctor:

Por las noches casi no duermo, mi marido ronca al lado mío, todo hediondo a trago y mujerzuelas. Sé que me ha engañado y se revuelca en su bajeza, pero dicen que la venganza es dulce, porque planeé y ejecuté una de esas venganzas chinas, una que se lo va a comer de a poquito y cuando la sepa, será el que provoque las risas de todos. Me he dado el gusto de acostarme con todos y cada uno de sus amigotes de farras y bacanales, todos hasta donde sé están calladitos pensando que han tenido en exclusiva a la mujer del compadre. Y estoy esperando que se entere, porque la verdad sale a flote siempre o casi siempre. Y si no, no no más, lo comido y lo gozado no me lo quita nadie, pero estoy nerviosa y no puedo dormir.

MAUGE

Mi niña:

Todos alguna vez hemos disfrutado el dulce de la venganza, pero sabe qué, al final deja un sabor agrio. Usted se la cobró y de la forma más cochina con el troglodita de su marido, pero está claro que al hacerlo se rebajó casi al mismo nivel que él. Se ha degradado, mi perrita, lo mejor para usted y el gañán que tiene por compañero de desventura es cortar por lo sano, es decir, darle la mansa PLR y correr por las suyas, en una de esas halla un amor limpiecito que le limpie las heridas y comience de nuevo, de cero.

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com