Traigan la orquesta: Yeferson Soteldo bautizó como Rihanna a su hijita

Más chocho que si recibiera 20 centímetros de regalo está Yeferson Soteldo.

Y no por marcar algún gol de hermosa elaboración, sacar a pasear defensas rivales o echarse al hombro al Huachi. Lo que pasa es que la semana pasada la vida le cambió.

Cuando el enano aún no pasaba la pena por quedar fuera de la final de Copa Chile, su pareja dio a luz a Rihanna. Sí, a Rihanna.

No es que esté emparejado con la famosa cantante, sino que ese fue el nombre que eligió para su heredera, que llegó a acompañar en la familia a Thiago Mateo, el primogénito a quien llamó así por los retoños del mismísimo Lionel Messi.

“Estaba muy triste por la eliminación de Copa Chile, pero al otro día mi señora me dio esta alegría y olvidé un poco lo que pasó, fue muy importante para mí”, soltó Soteldo, agregando que “ser papá es lo mejor que te puede pasar en la vida.

ada día desde que ella nació lo estoy disfrutando a concho”.

-Y más encima es chilena…

Es lindo también eso. Más que venezolana será chilena y eso es bueno, a pesar de que yo no soy de acá. Como dicen algunos chilenos, ya tengo la “parejita.

Soteldo y su hija chilena

-¿Qué tal han sido estos días en que te ha tocado cambiar pañales?

Increíbles, no hay como tener otro integrante más en la familia, que es tu sangre. Es algo muy especial para mí. Desde que la abracé y tomé en brazos me sentí más tranquilo y feliz que nunca. Fue una inspiración para seguir creciendo como jugador y persona.

-¿A quién se le ocurrió el nombre?

A mí, porque soy fanático de Rihanna. Se le comenté a mi mujer y ella accedió, así que se lo puse yo.

-¿Se le vino a la mente en el momento o lo tenía planificado?

Casi como cuando tenía siete meses de embarazo, por ahí, le dije a mi señora “déjame ponerle el nombre” y me dejó. No me dijo nada, le gustó también.

-¿Ha pensado nombre para su tercer hijo?

No, no sé todavía. Voy a guardarme un poquito porque a mi edad es difícil, tengo mucho por recorrer todavía y cuando esté más cómodo pensaré en otro hijo más adelante.