Vecinos en pie de guerra con Unión Española por proyecto inmobiliario

Puros dolores de cabeza están teniendo los hinchas de Unión Española. Por un lado, el equipo de Martín Palermo no da pie con bola en el Torneo Nacional, y después de derrotar a la “U” en la primera fecha, no han vuelto a saber de victorias.

Y ahora es su casa, el Santa Laura, lo que tiene con los nervios de punta al pueblo hispano. Resulta que, luego de que el Concejo Municipal de Independencia solictara en enero de este año declarar el barrio de Plaza Chacabuco como “zona típica”, se destapó la papita que los dirigentes panaderos consiguieron un permiso de edificación destinado a vivienda y comercio, en el mismo terreno del estadio.

El proyecto, presentado el año 2016, y que no tiene avances, consta de la construcción de dos edificios de 23 y 15 pisos, respectivamente, ubicados donde actualmente se encuentra la llamada “cancha 2” del estadio, por la calle Guanaco.

Desde la cabecera del club, enviaron un comunicado donde reconocen el proyecto y aclaran que “el estadio Santa Laura – Universidad SEK es un estadio de fútbol, y va seguir siéndolo. Y, por su puesto, el mismo va a continuar estando en su ubicación actual”.

Justifican la construcción asegurando que “este proyecto de desarrollo está dentro del plan de sostenibilidad del club, y le permitirá a Unión Española no depender sólo de los aportes de la televisión, los abonados, o los patrocinadores, si no que le permitirá además contar con un flujo de recursos adicional y permamente”.

Afectaría el patrimonio

La noticia hizo estallar a los vecinos y seguidores de Unión, que se contactaron con la Fundación Defendamos la Ciudad, para intentar frenar la idea de Segovia y compañía.

Paricio Hermann, Presidente de la ONG y miembro del Consejo Civil de la Contraolría General, señaló que “vecinos de Independencia e Hinchas del club se contactaron con nosotros por la existencia de un permiso de edificación otorgado por la Dirección de Obras a la Unión Española”.

El arquitecto explica que “este terreno es una área verde y estas no se pueden desafectar de su condición, sobre todo en una región como la nuestra donde las políticas públicas están orientadas a preservarlas y aumentarlas. Si acá se aplica la Ley y opera la racionalidad, el Estadio Santa Laura permanecerá tal cual y se va a mantener como una área verde privada que no puede ser desafectada”.

Tras conocerse la polémica, Santiago Perdiguero, ex gerente del club y actual presidente interino, envió una carta al Consejo de Monumentos Nacionales, donde aclaran que tienen legitimo derecho sobre el estadio, alegando que esta declaración “afectaría el patrimonio del club”.