Tontorrón de 45 años da la hora después de zapatear en otra fonda



Doctor:

Mi hermana me presentó a su compañera de trabajo, y yo, que justo me quedé el fin de semana en su casa, la embarré y se me ocurrió agarrármela.

Venía del sur, de hecho vivo en Temuco, y soy casado, con dos hijos.

Pero ese día la niña comenzó a torearme de entradita. Me dijo que era apuesto, joven y varonil.

Que me digan joven a los 45 años no deja de ser. Así que de ahí en adelante entró muy bien la mujer.

Apenas mi hermana se fue a comprar pan para la once ataqué y anduve a lo campeón.

Ahora volví a mi ciudad, a mi casa, a mi vida normal. Pero extraño a esa mujer, y no sé qué hacer.

RODRIGO

Mi perro:

Que le digan joven a los 45 no es ninguna novedad en estos tiempos. Las mujeres y los hombres de ahora no se fijan en la edad para tener un ponceo.

Pero más allá de eso, creo que me está metiendo el dedo en la boca, porque el verdadero drama que hay detrás es terrible.

Está poniéndole los cuernos a su esposa sin asco, no tuvo respeto ni por su hermana, y eso que le prestó alojamiento, y más encima ahora la quiere vender de enamorado.

Le garantizo que lo que le pasó fue una cana al aire que lo dejó arriba de la pelota, pero que se le pasará.

No tome decisiones a tontas y a locas y arrodíllese frente a su esposa a puro contarle la verdad. Si no, usted no sirve.

.

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com